Hoy en día somos conscientes que vivimos tiempos de una revolución financiera sin igual que permite a cualquier persona ser su propio banco. Ahora un individuo particular puede administrar sus recursos, decidir cómo y cuándo invertir su capital, cómo guardarlo, prestarlo, enviarlo vía remesa a sus familiares en otro país e incluso retirar efectivo en cajeros, comprar tickets de avión, pagar el mercado o hasta un auto o inmueble, etc. Tareas que antes no se podían hacer, sin tener la necesidad usar la red de una institución bancaria.

Esta revolución es precisamente la libertad que ofrece Bitcoin y las criptomonedas, porque desde que fue creado este concepto en 2009, el dinero criptográfico se convirtió claramente en el Internet del dinero, gracias a la capacidad de transferir valor de una persona a otra u otras, de una forma tan sencilla como enviar email o un mensaje por WhatsApp.

Lo más crucial de este fenómeno, es que desde hace algunos años, los criptoactivos dejaron de ser un asunto de personas ligadas a la tecnología o a la corriente ciberpunk para pasar a tener un uso más masivo y cotidiano, gracias a que se ha trabajado mucho en desarrollar nuevas herramientas a lo largo de años, para eliminar la fricción de entrada que representaba aprender a usar las criptomonedas como ocurría hace unos 8 o 9 años atrás cuando todo era diferente y apenas se comenzaba a conocer la tecnología Blockchain que permitió el nacimiento de la primera y más importante criptomoneda, Bitcoin.

Blockchain o ‘cadena de bloques’ como se traduce al español, es en términos prácticos una sencilla base de datos que funciona como una especie de libro contable que va registrando todas las transacciones realizadas en forma apilada, el cual en la mayoría de las criptomonedas opera de forma pública y distribuida, a través de cientos, miles o millones de equipos conectados a Internet en todo el planeta.

Muchos de los que se han adentrado en el mundo de los criptoactivos, entienden el concepto de Blockchain como la base de esta tecnología financiera que permite esa transferencia de valor entre personas, evitando dilemas como del doble gasto, resuelto por el creador de Bitcoin, el hasta ahora anónimo y misterioso Satoshi Nakamoto.

Ahora bien, desde un punto de vista más técnico aunque sin profundizar, una cadena de bloques es una base de datos que registra y maneja fondos representados por una determinada cantidad de tokens que están asociados a cada dirección particular.

Esta dirección es conocida como clave pública (que hace las veces de número de cuenta bancaria), y es empleada para recibir tokens, mientras que a esa clave pública está asociada una clave privada, que es usada por su propietario para firmar las transacciones (Tx) que reflejan los gastos de estos tokens.

Sin embargo, no es lo mismo tener acceso a una de estas cadenas de bloques a través de un cliente desarrollado para cada criptomoneda en particular o mediante código puro, que hacerlo mediante un monedero (billetera o cartera) para criptomonedas, ya que estos monederos a través de un uso sencillo, cómodo y seguro están diseñados para impulsar la adopción masiva de las criptomonedas por parte de los usuarios, retirando la capa de dificultad que implican estos conceptos.

Estos monederos para criptomonedas, gestionan de manera transparente para el usuario las claves pública y privada dentro de una la cadena de bloques, a donde se envían los Bitcoin o tokens asociados a una Blockchain en particular. Aunque la primera es pública y se debe compartir con otros para recibir valor en dicha dirección, la segunda es de carácter privado y no debe ser compartida jamás con nadie.

Aunque hay una amplia variedad de monederos, cada uno de ellos tiene un grado de seguridad y usabilidad diferente de cara a los usuarios.

El nivel más alto de seguridad lo tienen los monederos por hardware, los cuales se mantienen fuera de línea y desconectados de Internet, pero poseen mayores pasos para ser utilizados y por ende representan un grado mayor de complejidad de uso, sobre todo para los usuarios noveles.

También existen los monederos de papel, donde la secuencia de claves pública y privada están escritas y registradas a mano, pero sólo son utilizadas digitando la secuencia correcta al momento de hacer uso de ellas, sin embargo, este tipo de monederos es extremadamente engorroso y complejo de usar para cierto tipo de usuarios, además de representar cierto peligro en caso que el papel se extravíe, queme o sea dañado.

Por otro lado, están los monederos para criptomonedas vía App que pueden ser descargados en un Smartphone (que garantizan portabilidad) o los que se instalan directamente en una computadora (los más cómodos), los cuales por lo general son los más sencillos y más fáciles de usar. Aunque su nivel de seguridad es más bien medio, porque en el caso de los Smartphones, estos pueden ser perdidos o robados, mientras que las computadoras personales, pueden ser atacadas por algún virus o malware que ponga en peligro el acceso a los fondos que disponga el usuario.

También están los monederos web, los cuales tienen la particularidad de ser extremadamente fáciles de utilizar, pero en contraposición también son los más inseguros, ya que en caso que el sistema del proveedor del monedero Web, sea atacado (como ya ha ocurrido antes) o si alguien deshonesto que trabaje en esa organización decide hacer algo indebido, el proveedor de ese servicio al retener las “llaves” privadas de sus usuarios, podría permitir que los fondos sean sustraídos o robados sin problema alguno por ciberdelincuentes.

Desde hace algunos años, en muchos de estos servicios de monederos Web, ya se emplean sistemas de cifrado adicional de claves, el uso de carteras frías para resguardar fondos, mayores niveles de control de monitorización de transacciones, etc., que elevan los niveles de seguridad para cumplir con los altos estándares que ahora son exigidos internacionalmente.

Entre los monederos de hardware, están los Ledger, que son monederos de criptomonedas que están catalogados como entre los mejores de su tipo por su elevado nivel de seguridad que es eficaz para mantener las criptomonedas libres de amenazas que representan los ciberdelincuentes, debido a que este dispositivo no está conectado a Internet y sólo está diseñado para proteger las claves privadas durante el periodo de tiempo en que el equipo está en línea. Sin embargo, su usabilidad aunque ha mejorado y ahora es menos complejo de utilizar, no es tan sencillo de configurar para algunos usuarios, ni de adquirir ya que cada dispositivo tiene un valor que oscila dependiendo del modelo y año de fabricación entre $50 y $110.

Otro de los monederos de hardware que también está muy bien valorado por los usuarios criptomonedas es el Trezor, un monedero que permite almacenar y gestionar una gran variedad de tokens, con una elevada capa de seguridad. Como todo dispositivo por hardware, está diseñado para proteger las claves privadas de cada token almacenado en él, durante el periodo de tiempo en que el equipo al que está conectado está en línea. Sin embargo su precio de adquisición también es alto, pues va desde los $89 a $149 dólares estadounidenses.

En el apartado de monederos para ser descargados en Smartphones o instalados en alguna computadora personal (64-bits únicamente), está Exodus, el cual es considerado por muchos, como uno de los mejores y más seguros monederos para criptomonedas de su tipo. De hecho su versión móvil ofrece un monitor del mercado para estar al tanto de los movimientos. También posee una integración de seguridad con algunos dispositivos por hardware lo cual lo convierte en una valiosa herramienta.

En cuanto a los monederos Web, existen muchos en el mercado y seleccionar uno a veces es una actividad algo difícil dada la gran variedad de características, influencia entre los usuarios, accesibilidad, seguridad, etc.

Por un lado está Monedero, uno de los monederos Web gratuitos mejor valorados, gracias a sus funcionalidades especiales, el cual por ahora soporta 10 criptomonedas: Bitcoin (BTC), Ethereum (ETH), USD Coin (USDC), Tether (USDT), ZRC (ZRX), Litecoin (LTC), Bitcoin Cash (BCHABC), Dash (DASH), TrueUSD (TUSD), Bitcoin SV (BSV).

Igualmente, Monedero es considerado por muchos el mejor monedero para criptomonedas que se puede utilizar para realizar intercambios rápidos o trading de crypto, ya que ofrece las tarifas más bajas.

Monedero, tiene una ventaja que no todos los monederos Web permiten, que es brindar un absoluto control sobre las claves privadas de sus usuarios, pudiendo incluso importar sus propias claves para manejar a través de Monedero, las direcciones que tengan ya en uso actualmente. Adicionalmente, con Monedero se tiene la ventaja de no sólo tener acceso mediante la versión Web, sino que también tienen una version móvil que está disponible para ser descargada en teléfonos inteligentes compatibles con Android desde la tienda Google Play. La versión para iOS está en desarrollo y muy pronto también estará disponible para ser descargada desde la App Store.

Todos estos son los puntos fuertes de Monedero y por eso no dudamos en recomendarlo, aunque no es el único, ya que también existe Coinbase, un gran monedero Web para criptomonedas, que de hecho, es considerado por muchos el mejor y más importante de todos los monederos de su tipo, pero como detalle, este monedero Web no permite a sus usuarios controlar las llaves privadas de los tokens que tengan, lo cual limita mucho la posibilidad de control por parte de los propietarios de esos tokens. Esto aunado al hecho de que se debe pasar por un riguroso proceso de registro y verificación de identidad por ser un monedero Web altamente regulado por las leyes norteamericanas y las normas AML/KYC.

Sin duda cada monedero tiene sus bondades que los distinguen de otros, aunque a los usuarios noveles se les recomienda seleccionar su próximo monedero en función del uso que se le dará al mismo.

Para aquellas personas que deseen hacer trading de criptomonedas, minar Bitcoin, o realizar intercambios rápidos, la opción ideal es Monedero, mientras que para las personas que desean almacenar grandes cantidades de fondos en criptomonedas, la opción ideal es un monedero por hardware, los cuales son los más seguros para mantener fondos resguardados. En cambio, si el uso que se le dará al monedero es sólo para hacer compras y pagos con el móvil, la opción de monederos para móviles es la más indicada y en ese caso, tanto Exodus como Monedero, son las opciones recomendadas para tal fin.

DisclaimerLa información aquí presentada no supone compromiso ni recomendación alguna por parte de Territorio Bitcoin. Territorio Bitcoin no participa en las inversiones ni recibe ningún tipo de retribución. Solo ofrecemos información.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.