Donante anónimo envió 8 BTC a una dirección de Julian Assange

0
164
Donante anónimo envió 8 BTC a una dirección de Julian Assange

Este lunes, el fundador, editor y portavoz de WikiLeaks, Julian Assange, tomó un vuelo de regreso a su país de origen, Australia, tras una larga batalla legal de más de 12 años contra su extradición a Estados Unidos, la cual finalmente ha finalizado con un acuerdo de culpabilidad por parte de Assange y la recaudación de fondos en Bitcoin (BTC) para pagar su viaje a la corte en Saipán, una isla situada en las Islas Marianas del Norte, territorio insular asociado estadounidense.

El polémico programador, hacker, periodista y activista de Internet australiano de 52 años, pasó los últimos cinco años en una prisión de alta seguridad del Reino Unido, luego de haber estado refugiado en la embajada de Ecuador en Londres, durante casi siete años, mientras luchaba en las cortes británicas para evitar una deportación a EEUU.

Assange salió en libertad, luego de haber negociado un acuerdo de culpabilidad con la administración del presidente Joe Biden, por un delito grave de divulgación de material clasificado del Gobierno estadounidense, a través de su sitio Web Wikileaks, fundado en 2006, que podría haber terminado en una condena de 175 años de cárcel en Estados Unidos, es decir, cadena perpetua.

En dicha plataforma online que publica información confidencial y clasificada filtrada de gobiernos, empresas y otras organizaciones, se publicaron casi medio millón de documentos militares secretos relacionados con las guerras de Estados Unidos en Iraq y Afganistán, así como también las actividades de espionaje de la NSA y los cables diplomáticos de Estados Unidos.

Assange, tras haber sido acusado en Suecia por cargos de agresión sexual y violación, que según él era una trampa que conduciría a su extradición a Estados Unidos por cargos relacionados con la publicación de información clasificada, se refugió en 2012 en la embajada de Ecuador en Londres.

Durante casi siete años, Assange estuvo protegido por la condición de asilado político en la embajada ecuatoriana, hasta que en 2019, tras un cambio de gobierno, se le retiró el asilo y la nacionalidad ecuatoriana, lo que permitió que las autoridades británicas lo pusieran bajo arresto.

Pero, tras un largo juicio en Reino Unido, donde Assange permaneció en prisión preventiva hasta su reciente liberación a inicios de esta semana, un juez bloqueó su extradición a Estados Unidos, citando preocupaciones por su salud y las condiciones de su posible encarcelamiento.

El controvertido fundador, editor y portavoz de WikiLeaks, ahora está de regreso en casa con su familia en Australia, tras una persecución judicial de más de una década. Aunque desde sus inicios este sitio Web, se financió a través del mecenazgo en línea, esto se vio interrumpido por la persecución judicial estadounidense contra Assange, obligándolo a buscar nuevos canales de recaudación.

La presión del gobierno de Estados Unidos, cerró las puertas de los diferentes servicios financieros en línea, que utilizaba el portal de filtraciones. Empresas como PayPal, Mastercard, entre otras, comenzaron en 2010 a bloquear financieramente a WikiLeaks.

A partir de ese momento, WikiLeaks comenzó a utilizar Bitcoin y otras criptomonedas para recibir donaciones y protegerse de la censura financiera, a pesar que el propio Satoshi Nakamoto, se había opuesto a la idea en un principio, asegurando que atraerían mucho la atención de las agencias del orden de EEUU.

Al cabo de unos meses y luego de intensos debates en la incipiente comunidad cripto que se estaba comenzando a gestar, WikiLeaks comenzó a recibir donaciones con BTC y criptomonedas, lo que proporcionó una forma anónima y descentralizada de recibir fondos, lo que dificultaba a los gobiernos y las instituciones financieras tradicionales bloquear su acceso a recursos económicos.

Assange había afirmado varias veces que creía en el poder anti censura de Bitcoin contra los gobiernos. De allí, que casualmente, el pasado lunes, fueron las donaciones en BTC, las que una vez más demostraron este poder anti censura, permitiéndole al activista ir a la corte en Saipán y regresar a Australia en un vuelo privado que puede pagar al gobierno australiano.

 

Su esposa, Stella Assange, pidió ayuda en una publicación en la red social X, solicitando donaciones para pagar los costos: “URGENTE: Llamado de emergencia para donaciones para cubrir la enorme deuda de 520.000 dólares del avión”.

“El viaje de Julian hacia la libertad tiene un coste enorme: Julian deberá 520.000 dólares estadounidenses que está obligado a devolver al gobierno australiano por el vuelo chárter VJ199. No se le permitió volar en líneas aéreas comerciales ni en rutas a Saipan y luego a Australia. Cualquier contribución, grande o pequeña, es muy apreciada. #AssangeJet Donaciones: https://www.crowdfunder.co.uk/p/free-julian-assange”.

En el sitio Web de las donaciones en dinero fiat, se explica: “Julian Assange se embarcó en el vuelo VJT199 con destino a Saipan. Si todo va bien, obtendrá la libertad en Australia. Pero el vuelo tiene un coste enorme: Julian deberá 520.000 dólares estadounidenses que deberá devolver al gobierno australiano por el vuelo chárter a Saipan y luego a Australia”.

La respuesta no se hizo esperar, y comenzaron a recibir pequeñas donaciones anónimas en la dirección de Bitcoin: bc1qsqn2e2hv5a5wmmtnnh8p0gvf385zxvyj4xjgl8 asociada a Assange, hasta que una de ellas y quizás la más misteriosa, realizada desde una billetera multifirma, el pasado 25 de junio a las 17:03, alcanzó los 8.07173122 BTC donados, que al cambio al momento de redactar esta nota, es de 498.640,88 dólares.

La misteriosa dirección que realizó la importante donación, tenía 18,24733691 BTC, de los cuales, transfirió a la causa de Assange, la cantidad antes citada. Hasta el momento, la dirección asociada a Assange, tiene registradas 36 donaciones (34 confirmadas y 2 pendientes por confirmar), por la suma de 8.21380118 BTC, lo que equivale a 507.417,42 dólares.

No obstante, algunos usuarios en las redes sociales, mencionaron de forma especulativa que el donador podría haber sido Jack Dorsey, el antiguo cofundador y ex CEO de Twitter, actual presidente y CEO de la empresa de pagos Block, anteriormente conocida como Square. Según las investigaciones de los usuarios, Dorsey pagó la mayor parte del costo del avión privado.

 

Dorsey publicó en su cuenta de X, un mensaje casi críptico que se puede traducir cómo “paso seguro de un lado a otro”, justo a las 5:03pm del mismo 25 de junio. Esto no pasó inadvertido para un usuario de X denominado @IwanRabbinstein, quien afirmó lo que había entendido del mensaje de Dorsey.

@IwanRabbinstein “Además, @jack publicó «paso seguro de un lado al otro» en #NOSTR a las 16:46. Luego esperó hasta que se confirmó la transacción en la cadena de tiempo #Bitcoin y luego publicó » paso seguro de un lado al otro» en Twitter a las 17:03”.

Así como este usuario, otros también están convencidos en que Dorsey fue el donador anónimo de los 8 BTC para pagar el vuelo de Assange, ya que en la cuenta de X, del jefe de Block, se puede observar que estuvo muy pendiente de la información sobre la liberación del activista australiano.

Advertencia "La inversión en criptoactivos no está regulada, puede no ser adecuada para inversores minoristas y perderse la totalidad del importe invertido"