Sony y Startale Labs crean empresa para construir una Blockchain para la web3

0
1171

Este jueves, la empresa Sony Network Communications y Startale Labs, anunciaron que han firmado un acuerdo para crear una empresa conjunta dedicada a desarrollar una cadena de bloques que puede convertirse en la columna vertebral de la infraestructura web3 global al combinar su experiencia, habilidades y red de socios.

Sony Network Communications, es una empresa del grupo Sony, fundada en 1995 como proveedor de servicios de Internet, con el servicio de banda ancha de fibra óptica de alta velocidad “NURO Hikari”. Además, esta empresa participa en negocios como IoT, IA y servicios de soluciones.

Por su parte, Startale Labs es una empresa de tecnología líder con sede en Singapur, dedicada a la creación de infraestructura web3, a través de productos innovadores que impulsan la adopción generalizada de estas tecnologías.

Sony Network Communications y Startale Labs, señalan que de la misma forma que ha continuado avanzando la tecnología blockchain, los equipos de desarrollo de ambas empresas, aprovecharán el máximo potencial de sus recursos para concentrar sus esfuerzos en crear casos de uso excelentes de web3 de manera que esto permita impulsar la adopción de la nueva etapa de Internet.

Se debe recordar que la web3 es prácticamente la visión de un Internet nuevo y mejor que emplea las cadenas de bloques, criptomonedas y los NFT para devolver a los usuarios el control de sus recursos digitales bajo la forma de una propiedad.

Aunque suene algo difícil de digerir, básicamente la web3 son aquellos tipos de servicios de Internet en la que la propiedad de los desarrolladores y los usuarios está en sus manos y no en la de las grandes tecnológicas. Además, este tipo de propiedad se podrá gestionar mediante el uso de tokens.

En otras palabras, la web3 es la evolución de los servicios de Internet actual, donde unas pocas empresas controlan los datos de miles de millones de usuarios y los monetizan a través de la publicidad.

Mientras que, ahora con la web3 se creará una nueva economía digital sin intermediarios donde cada persona es propietaria de sus datos, los cuales podrá ceder, vender, alquilar o compartir con terceros, pudiendo incluso percibir una retribución monetaria por ello.

Los mejores ejemplos de web3 son aquellos videojuegos “play to earn” (jugar para ganar) que se encargan de brindar recompensas a los jugadores con tókens criptográficos por su tiempo en la plataforma de videojuegos, tal y como sucede con Axie Infinity.

También, las plataformas de NFT son otro ejemplo de web3 porque permitan a los usuarios comprar y vender fragmentos de la cultura digital creada por ellos mismos o por terceros, como ya sucede con OpenSea, el mercado en línea dedicado al comercio de NFT.

Pero si no ha quedado del todo claro, basta con comprender los inicios del Internet. Lo que se conoce como web1, no es más que el cómo se veían los servicios de Internet en la década de 1990 y principios de 2000, en pleno boom de las “punto com”, cuando en Internet predominaban los primeros portales de acceso a la información como AOL, Excite, MSN, CompuServe y Yahoo.

Junto a estos portales llegó la generación de los blogs e incluso los foros de mensajes y los conocidos servicios de Chat y los Messengers IRC, Microsoft Messenger, etc., en concreto, era un Internet en crecimiento que servía páginas Web estáticas y con contenido centralizado manejado por unas pocas empresas.

La información era servida mediante “protocolos abiertos” como HTTP, SMTP, FTP, IRC, entre otros, de forma pasiva a miles de usuarios que pronto se volvieron millones en todo el mundo y luego en miles de millones, que tenía como fragilidad, su elevada fragmentación, su lentitud y en ocasiones con información que no era mantenida de forma dinámica.

Más tarde, hacia 2005 el Internet poco a poco fue tomando forma para quedar bajo el control de los gigantes de Internet empezando por Google y Microsoft, y es cuando comienza a llegar la Web2, que está caracterizada por una cantidad de servicios basados en redes sociales que prácticamente sustituyeron los chats, foros y Messengers.

Pronto llegaron Facebook, Twitter, YouTube y más adelante Instagram, WhatsApp, Telegram, TikTok, entre otros, creando la revolución del contenido. A partir de allí, el contenido era creado por cualquier persona y su creación dejó de estar en manos de unos pocos.

El contenido pasó a ser lo más importante del Internet, ya que era libre, activo, global y compartido en tiempo real con todos, aunque todavía servido de manera centralizada por unas pocas empresas que se quedaban con los derechos de propiedad de dicho contenido.

Los datos son propiedad de las plataformas que los administran, curan, distribuyen y monetizan, ya que no pertenecen a los usuarios. Pero ahora, el web3, sustituirá todo ello, ya que la información y los datos que genere en Internet son de las personas y ellas mismas son las que eligen que hacer con ella.

Web3 remplazará la centralización de esa información devolviendo su propiedad a sus verdaderos dueños que al final podrán elegir donde tener sus datos y por cuanto tiempo o si desean moverlos, venderlos, alquilarlos, compartirlos o donarlos, ya que las personas son las que monetizarán directamente sus datos y no las grandes corporaciones actuales.

Además, no se dependerá de los modelos comerciales que se basan en la monetización de los datos de los usuarios a través de la publicidad, que ha sido la base predominante de la web2. Los servicios de Google, Facebook, Instagram, TikTok, entre otros, dependen exclusivamente de vender los datos de los usuarios para fines publicitarios. Web3 es totalmente descentralizada.

Es allí que, la alianza de Sony Network Communications y Startale Labs, para crear la empresa conjunta denominada “Sony Network Communications Labs Pte. Ltd.”, busca prepararse para la llegada de los servicios web3, desde ahora.

La nueva empresa Sony Network Communications Labs, creada en Singapur, tendrá como objetivo brindar servicios de valor agregado en diversos segmentos comerciales del Grupo Sony, como servicios de redes y juegos, música, imágenes, tecnología y servicios de entretenimiento, soluciones de imágenes y sensores y servicios financieros.

Desde ya se especula que posiblemente el ecosistema de PlayStation, que posee un estimado de 106 millones de suscriptores en todo el mundo, pudiera verse impulsado en algún momento del futuro con los servicios web3 que empezará a desarrollar Sony Network Communications Labs.

Jun Watanabe, presidente y director representante de Sony Network Communications, afirmó: “Estamos entusiasmados de anunciar el establecimiento de esta empresa conjunta con Startale Labs, una empresa reconocida por su avanzada tecnología web3 y su experiencia”.

“Al comentar sobre esta colaboración estratégica, Al combinar Sony Network La experiencia de Communications en comunicación, IoT, IA y servicios de soluciones con los conocimientos y la destreza técnica de Startale Labs en web3, aspiramos a crear una infraestructura global que sustenta la era web3, impulsando la innovación en las industrias existentes”.

Mientras que Sota Watanabe, CEO de Startale Labs, dijo que: “Tras nuestra asociación de capital con Sony Network Communications en junio y el posterior anuncio de esta empresa conjunta, esperamos colaborar más profundamente”.

“Esta empresa conjunta se basa en la sinergia de nuestros respectivos activos y conocimientos, destinados al codesarrollo de blockchain líder y su ecosistema. Estamos decididos a discernir las tendencias web3 e impulsarlas a nivel mundial”.

Sony, es una empresa visionaria y siempre se ha destacado por lanzar productos y servicios innovadores, incluso a veces adelantados a su tiempo, por lo que, desde ya está comenzando a trabajar en la llegada del web3 de la mano de Startale Labs.

Advertencia "La inversión en criptoactivos no está regulada, puede no ser adecuada para inversores minoristas y perderse la totalidad del importe invertido"

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.