Estamos en el 2020 y todos vivimos una realidad que en ocasiones pasamos por alto porque estamos cada vez más habituados a cosas que hace unos 20 o 30 años atrás eran apenas ideas esbozadas en las historias de ciencia ficción que podíamos ver en cine, TV o en libros.

Estos relatos a veces realistas, otras veces distópicos, mostraban casi siempre una sociedad marcada por el intercambio electrónico de datos a través de internet y/o los servicios de comunicaciones móviles, donde estados o corporaciones lo controlaban y lo vigilaban todo, algo que cada vez más se hace tangible en nuestro presente, gracias a que vivimos en un mundo globalizado y comunicado gracias al internet.

Hoy en día, nuestro presente nos parece hiperconectado, sin embargo, lo cierto es que el futuro lo será todavía más. La vida digital es una realidad que está a la vuelta de la esquina con Smartphones avanzados, asistentes virtuales, Inteligencia Artificial por todos lados, Machine Learning, coches autónomos, Blockchain, pagos con Bitcoin y criptomonedas así como pagos biométricos, Smart Contracts, DAO’s (Organizaciones Autónomas Descentralizadas), criptografía, firmas certificadas de documentos y comunicaciones digitales, IoT (Internet de las Cosas) con objetos interconectados a la red, Apps, Dapps, redes sociales, aplicaciones de mensajería, sistemas de comunicación terrestres con trenes MagLev o de alta velocidad, Drones para diversión, transporte de mercancías o transporte de personas, domótica y mucho más.

Hoy por hoy, no nos imaginamos la vida sin las Apps que nos facilitan la vida y nos permiten hacer de todo, desde servicio de mensajería hasta aplicaciones para ordenar el almuerzo en línea, comprar boletos, adquirir los productos del supermercado, pedir taxis, hacer consultas con el médico en línea, controlar la temperatura de nuestro hogar, ver quien llama a la puerta mientras no estamos, manejar nuestras finanzas, etc., prácticamente hay una aplicación para casi cualquier cosa imaginable, de hecho existe una aplicación para firmar digitalmente documentos, que por ejemplo, se puede emplear para la firma electrónica de contratos laborales Online en las empresas, brindando la misma seguridad jurídica que tendríamos al firmar presencialmente dicho contrato.

De hecho, se estima que antes del 2050 más del 90% de la población del planeta tenga acceso gratis a Internet, tendremos microchips implantados y otros tatuados en el cuerpo, los cuales medirán nuestras constantes vitales. También comeremos carne cultivada y comida impresa en impresoras 3D con cubiertos inteligentes y tomaremos cócteles preparados y servidos por robots, disfrutaremos de la Telepresencia para visitar a amigos y familiares o ir al trabajo, visitaremos Centros Comerciales virtuales, tendremos la posibilidad de hacer viajes espaciales, viajaremos diariamente a través en túneles Hyperloop, estaremos más cerca de eficiencia energética total, dejaremos de usar llaves físicas para acceder a nuestras casas ya que éstas tendrán cerraduras inteligentes que nos reconocerán y abrirán la puerta al llegar, es decir, una gran cantidad de cosas que pronto serán más comunes de lo que pensamos actualmente.

Y es que sin lugar a dudas, Internet de alguna forma u otra no sólo ha reducido la desigualdad y ha empoderado a las personas, llevándonos de un mundo con países y poblaciones totalmente aisladas a un mundo lleno de usuarios interconectados a través de esta red global y sin fronteras, que día tras día comparten ideas, conocimiento, mercancías, entre otras cosas lo cual está llevando a la humanidad a un nuevo nivel de vida digital.

DisclaimerLa información aquí presentada no supone compromiso ni recomendación alguna por parte de Territorio Bitcoin. Territorio Bitcoin no participa en las inversiones ni recibe ningún tipo de retribución. Solo ofrecemos información.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.