Aprende cuáles son las diferencias entre una cartera, wallet o monedero que no almacene tu llave privada y un servicio que sí lo haga.

¿Qué es una cartera de criptos?

Una cartera o monedero es un software que te permite gestionar tus transacciones con criptomonedas. De esta manera la red es informada de que el dinero se transfirió de un usuario a otro.

Para que una transferencia sea posible entran en juego las llaves pública y privada. Se trata de un montón de números y letras que permiten comprobar que cierta cantidad de fondos pertenecen a un usuario determinado (llave privada) quien autoriza por medio de una firma digital que los fondos sean movidos a otra dirección (una traducción de la llave pública).

La red se encargará de descifrar esta información y validar la transacción. Así, cualquiera que posea la clave privada puede tener acceso a las criptomonedas vinculadas a ella. Pero el usuario no realiza esta operación manualmente. Para ello existe el monedero de criptomonedas. Los usuarios solo deben poseer la dirección del receptor y, según el software que utilicen, deberán proporcionar una contraseña y otras medidas, como verificación de dos factores.

¿Qué caracteriza a una cartera sin custodia?

Como vimos, la clave privada es el acceso a las criptomonedas. Las wallets sin custodia son aquellas que permiten a sus usuarios manejar y respaldar estas claves a su antojo. De hecho, para que sea mucho más sencillo, proveen a sus usuarios una “traducción” que consiste en 12 o 24 palabras aleatorias llamadas “Mnemónic o Semilla”.

Una copia de esta semilla debe ser guardada en un lugar seguro para evitar extravíos, ya que con ella puedes usar las criptomonedas desde cualquier wallet.

Si el usuario posee la clave privada en bruto o en forma de mnemónic y no la comparte con nadie más, es el único responsable de sus criptomonedas. Por esta razón, hay un refrán el criptomundo que dice: “tus llaves, tus bitcoins”.

Los monederos con custodia, en cambio, no permiten tener el control de los fondos. Las claves o llaves privadas permanecen controladas por los dueños del servicio. Los monederos con custodia pueden ser percibidos como más fáciles de usar, pero la realidad es que son más inseguros.

Ventajas y desventajas de cada uno

Existen ciertas ventajas de cada tipo de monedero. Por ejemplo, los monederos sin custodia solo aportan el software que te permite gestionar tus criptomonedas, sin que nadie, además de ti, posea control sobre ellas. Con ellos no hay necesidad de confiar en un tercero ni pagar una comisión extra por enviar o recibir fondos. Igualmente, te dan la posibilidad de disponer de tus fondos dónde y cuándo lo necesites.

Además, su punto fuerte es la seguridad, por lo que se disminuye la posibilidad de que un atacante pueda robar el dinero de múltiples usuarios y no hay riesgo de que los administradores puedan manipular los fondos almacenados.

A pesar de ello, son los usuarios los únicos responsables de proteger sus fondos. Si un usuario de wallet sin custodia pierde la clave privada, no tiene manera de acceder nuevamente a las criptomonedas.

En cambio, si usas un monedero con custodia no debes preocuparte por que se pierda la llave privada. El intercambio es quien la administra y ofrece métodos de recuperación de cuentas por medio de usuarios y contraseñas.

También hacen posible la realización de transacciones sin comisiones, pero sólo entre usuarios del mismo servicio. Pero, como se parecen tanto a un banco tradicional es que la seguridad de la compañía siempre está por encima de la de sus clientes, y se observan casos de cierres de cuentas y un sinfín de decisiones arbitrarias que te pueden dejar definitivamente sin tu dinero.

Por suerte, hoy día existen soluciones para rescatar solo las mejores funciones de ambos tipos de wallets. Este Monedero de Criptomonedas, por ejemplo, es descentralizado, gratuito y otorga a sus usuarios el control de la clave privada.

Pensando en los más novatos, también garantiza que una contraseña y tres preguntas de seguridad permitan recuperar la clave privada en caso de pérdida. Para que el resguardo sea descentralizado, se almacenan por medio de IPFS o almacenamiento distribuido.

De esta manera, una contraseña encripta la clave privada y la resguarda en tres sitios distintos. Las tres preguntas de seguridad, por su parte, garantizan el acceso a esa contraseña. Pero, como el IPFS es distribuido y cifrado, el equipo de Monedero no tiene acceso a la clave privada.

Finalmente, para reforzar la seguridad, este software permite habilitar la verificación en dos factores con la que recibes un código en el smartphone al momento de iniciar sesión o realizar cualquier movimiento.

Sin importar los tipos de criptomonedas que vayas a almacenar en tu wallet, aquellos sin custodia son los que ofrecen más ventajas, especialmente si no posees conocimientos avanzados sobre esta tecnología.

DisclaimerLa información aquí presentada no supone compromiso ni recomendación alguna por parte de Territorio Bitcoin. Territorio Bitcoin no participa en las inversiones ni recibe ningún tipo de retribución. Solo ofrecemos información.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.