En medio de la lucha contra la delincuencia financiera, el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo en Europa, la Comisión Europea presentó un amplio paquete de propuestas legislativas que de aprobarse, aumentará el poder de la UE en la vigilancia financiera.

Este nuevo paquete, está destinado a fortalecer las normas ya establecidas de la UE contra el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo, Anti Lavado de Dinero (ALD) y Contra el Financiamiento del Terrorismo (CFT).

Este paquete que aún no ha sido aprobado, es muy amplia e incluye adicionalmente la propuesta para la creación de una nueva autoridad de la UE para luchar contra el blanqueo de capitales. Esto enmarcado dentro del ámbito de la Estrategia de Unión de Seguridad de la UE para 2020-2025.

Estas normas ahora ampliarán las directivas en materia de seguridad y vigilancia financiera, pero teniendo en cuenta los desafíos nuevos y emergentes vinculados a la innovación tecnológica, para lo cual ahora se pretende vigilar todas las transacciones en criptomonedas.

De acuerdo a esta propuesta, todas las transacciones en criptomonedas, dentro de la UE deberían ser rastreadas para conocer su emisor y receptor, planteándose prohibir las carteras anónimas de criptomonedas, en lo que es básicamente una estrategia muy ambiciosa.

El objetivo final, de la Comisión Europea sería extender las regulaciones ALD/CFT a las criptomonedas en general y cualquier otra nueva tecnología que llegaren a permitir un flujo de transacciones de valor más global y anónimo.

Y es que precisamente, los impulsores de este paquete, se enfocan en señalar, que las leyes anti-blanqueo de dinero que están vigentes, no cubren todo lo relacionado con el ámbito del sector criptográfico, por lo que se actualizarían todas estas directivas para abarcarlo.

En el marco de esta propuesta, de ser aprobada, se obligaría por ejemplo a que los proveedores de servicios relacionados con criptomonedas y a las empresas de intercambio, a trazar todas las transacciones para saber quién está detrás de cada una de ellas y a quien va dirigido.

Para lograr y garantizar la trazabilidad total, esta propuesta, busca que carteras o monederos criptográficos no puedan ser anónimos, a fin de permitir que todas las transacciones, puedan ser vigiladas financieramente.

Ello obligaría a que todas estas plataformas de criptomonedas que operan dentro del ámbito de la UE, tengan que recopilar y ofrecer a las autoridades de vigilancia financiera europea, toda la información esencial de cada usuario, así como su historial de transacciones.

Si bien es cierto que casi la totalidad de las plataformas de intercambio, así como las empresas que prestan servicios criptográficos, registran y recopilan datos por las leyes globales contra el lavado de dinero y la directiva “Conoce Tu Cliente” o Know your Client (KYC), ahora será masivo en la UE.

Esto representa un desafío a todos los niveles tanto para la UE como para los usuarios de criptomonedas, porque por una parte, si bien es cierto que reducir el lavado de dinero y la financiación del terrorismo en la Unión Europea, es necesario, la privacidad de los usuarios también importa.

Aunque es cierto que es posible rastrear operaciones de algunas criptomonedas, hay algunas otras que están destinadas a ser anónimas, las llamadas “anoncoins”, por lo que comerciar con ellas dentro del espacio de la UE, quizás sea posible que en el futuro quede prohibido.

Además esta propuesta considera que sólo es posible convertir criptomonedas en plataformas de intercambio, pero desestima otros servicios, que operan en negro y que de igual forma permiten cambiar entre monedas fiat y criptográficas.

Tampoco considera que las criptomonedas, permiten bajar a cualquier ordenador una billetera que puede ser usada de forma anónima mediante VPN y con las que se podría enviar y recibir criptomonedas de forma anónima si se guardan ciertas consideraciones.

Aun cuando establecer un estricto control de los usuarios que utilizan criptoactivos podría terminar las actividades criminales que se esconden detrás de éstos, también expondrá financieramente a esos usuarios, lo cual es posible que sea el objetivo principal.

Muchos analistas coinciden que este paquete, busca exactamente minimizar la evasión fiscal dentro de los países de la UE, determinando el patrimonio individual de las personas en criptomonedas, (declarado y no declarado), para regularizar el control fiscal y disminuir la evasión.

Pero Bitcoin fue creado precisamente para luchar contra el control de los estados en el ámbito financiero y para evitar que los políticos aliados con los bancos, destruyan el valor del dinero de las personas mediante políticas inflacionarias, entre otros perjuicios.

En cualquier caso, la privacidad y el anonimato que ofrecen las criptomonedas, estará prácticamente en peligro, una vez que se aprueben estas normas, ya que es bien sabido que muchas reglas aprobadas en Europa, son después copiadas en otros países en el mundo.

Quizás de aquí al 2030 el uso de las criptomonedas sea totalmente libre y cotidiano, pero totalmente vigilado y rastrado por las autoridades financieras tanto de la UE como de otros lugares.

Por ahora, son sólo propuestas amplias que deben ser votadas en el Parlamento Europeo para que puedan entrar en vigor, pero no dejan de ser razonablemente inquietantes, dado el alcance de lo que se pretende realizar.

DisclaimerLa información aquí presentada no supone compromiso ni recomendación alguna por parte de Territorio Bitcoin. Territorio Bitcoin no participa en las inversiones ni recibe ningún tipo de retribución. Solo ofrecemos información.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.