La Ley FIT21 fue aprobada en EEUU ¿Qué viene ahora?

0
216

Este miércoles, la Cámara de Representantes de los Estados Unidos, votó a favor del proyecto Financial Innovation and Technology for the 21st Century Act (FIT21), “Ley de Innovación y Tecnología Financiera para el Siglo XXI”, creando un precedente histórico como la primera ley bipartidista votada por el Congreso que regulará el mercado de criptomonedas en ese país.

Han tenido que pasar quince años exactamente, desde que el primer blockchain de una criptomoneda en el mundo fuese puesto en vivo, el blockchain de Bitcoin (BTC), creado por un personaje anónimo llamado Satoshi Nakamoto, para que los políticos estadounidenses prestaran atención a una regulación que por años se ha pedido a los legisladores del Congreso.

De hecho, también han pasado catorce años, desde aquel 22 de mayo de 2010, cuando se marcó un hito en la historia de las criptomonedas, ya que se llevó a cabo, la primera compra documentada con BTC en el mundo, cuyo día, bautizado como el Bitcoin Pizza Day, conmemora el acontecimiento en que se le dio valor a BTC como instrumento de pago y en esta oportunidad esa fecha coincidió con la aprobación de la FIT21 que sentará las bases para el mercado en el futuro.

Si bien es cierto, que en varios países e incluso en la Unión Europea, se han establecido normas importantes que regulan la actividad criptográfica, el marco legal estadounidense ha sido esperado porque la mayor actividad de comercio y minería de criptomonedas en el mundo, se lleva a cabo en ese país y la innovación de las criptoempresas de Estados Unidos, han definido el rumbo del ecosistema por años.

Por razones más que obvias, ahora los ojos de la industria de las criptomonedas a nivel mundial se centran en Estados Unidos, luego que legisladores de ambos partidos votaran favorablemente por la propuesta del proyecto de ley H.R.4763, que buscará regular y ordenar la actividad de la industria criptográfica en ese país.

La ley FIT21, es un proyecto legislativo, que fue liderado desde el inicio por la bancada republicana, que pasó adelante con 279 votos a favor y 136 en contra, luego de un notable esfuerzo bipartidista tras recibir el apoyo de 71 demócratas.

El voto de algunos demócratas fue posible, a pesar que la Casa Blanca hiciera público su rechazo a varios conceptos de la ley, aunque en esta oportunidad, el presidente Joe Biden, no amenazó con vetar la legislación, que aún debe pasar por el Senado antes de llegar al despacho del presidente de Estados Unidos.

También, Gary Gensler, presidente de la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos (SEC, «por sus siglas en inglés»), se manifestó contra la ley FIT21, que acaba con años de manipulación y control parcial sobre el mercado y los activos digitales, alegando que esta ley “crearía nuevas lagunas regulatorias”.

Gensler, señaló que FIT21 “socavaría décadas de precedentes con respecto a la supervisión de los contratos de inversión, poniendo a los inversores y a los mercados de capital en un riesgo inconmensurable”.

Sin embargo la ley FIT21 en su texto, establece una definición clara de todo lo relacionado con las criptomonedas, así como también dibuja lineamientos de supervisión mediante el otorgamiento de más poder a la Comisión de Comercio de Futuros de Productos Básicos (CFTC, «por sus siglas en inglés») para la vigilancia de los criptomercados.

De hecho, sobre este punto, FIT21 ha incluido medidas para la regulación y vigilancia de los mercados y los “productos básicos digitales”, facilitando finalmente la creación y registro de “bolsas de productos digitales”, “corredores de productos básicos digitales”, o de “comerciantes de productos básicos digitales”.

Para tales fines, cualquier persona mediante la presentación de un aviso de intención ante la CFTC, podrá registrarse sin mayores problemas, eliminando la larga cadena de críticas a los procesos de registro ante la SEC, por infructuosos, engorrosos y carentes de legalidad.

Aunque, cabe destacar que la SEC sí que posee un rol definido en la ley FIT21. Ahora esa agencia, formará parte del Comité Asesor Conjunto CFTC-SEC sobre Activos Digitales, para “brindar asesoramiento a las Comisiones sobre las reglas, regulaciones y políticas de las Comisiones relacionadas con los activos digitales”.

Igualmente, este Comité Asesor Conjunto CFTC-SEC sobre Activos Digitales, deberá “promover la armonización regulatoria de la política de activos digitales entre las agencias”, “examinar y difundir métodos para describir, medir y cuantificar los activos digitales”, “comprobar la seguridad de las transacciones y de la red”, entre otras facultades.

Y es que, este Comité CFTC-SEC, deberá actuar “para mejorar la eficiencia en la operación de la infraestructura del mercado financiero y proteger mejor a los participantes del mercado financiero, incluidos los servicios y sistemas que brindan”.

En concreto FIT21, regulará ampliamente a Bitcoin y al resto de criptomonedas existentes en el mercado, así como su uso en Estados Unidos. Del mismo modo, instaurará un proceso para permitir el comercio de activos en el mercado secundario de productos digitales que han sido ofrecidosinicialmente como parte de un contrato de inversión”.

Asimismo, FIT21 establece además disposiciones claras sobre custodia de activos, stablecoins, medidas contra el lavado de dinero, así como también medidas antifraude y antimanipulación de los mercados.

En definitiva, este proyecto de ley podría terminar con años de disputas sobre la clasificación de las criptomonedas y la jurisdicción de cada agencia reguladora sobre dicho sector, lo que sin duda ha sido un reclamo que por años la criptoindustria ha pedido a los políticos del Congreso.

No obstante, aunque se ha logrado un paso significativo como la aprobación bipartidista en la Cámara Baja del Congreso estadounidense de un marco legal que definirá al mercado en los años por venir, todavía no se puede dar por hecho, que esta ley ha sido aprobada, ya que la propuesta continuará su camino al Senado, dominado por los demócratas y luego deberá llegar al despacho oval para la firma de Biden.

Vale destacar, que en el Senado, se encuentra la senadora demócrata por Massachusetts, Elizabeth Warren, quien ha sido una de las voces más críticas de Bitcoin y las criptomonedas dentro de la política estadounidense. Warren aún tiene ascendencia en los demócratas del Senado, por lo que todavía FIT21 se encuentra a mitad de camino.

Este nuevo hito bipartidista se suma, al llevado a cabo hace unos días atrás, cuando el Senado estadounidense votó a favor de la resolución bipartidista, H.J. Res. 109, para derogar el SAB 121 bajo la Ley de Revisión del Congreso, por considerar que la norma ha impedido que la banca estadounidense pueda entrar en el negocio de la custodia de criptomonedas.

Dicha resolución que contó con el apoyo bipartidista del Senado, tuvo lugar desafiando a la propia senadora Warren y la postura del presidente Biden, quien amenazó con vetarlo si llegaba a su escritorio para la correspondiente firma.

Algunos analistas consideran que la lucha por un marco regulatorio todavía no ha concluido, pero sin duda, se ha avanzado bastante aunque EEUU se encuentra en un año electoral, donde por lo general, ese tipo de temas son dejados de lado.

Patrick McHenry, representante republicano por Carolina de Norte y presidente del Comité de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes de EEUU, dijo el miércoles: “FIT21 proporciona la claridad regulatoria y las sólidas protecciones al consumidor necesarias para que el ecosistema de activos digitales prospere en los Estados Unidos”.

Advertencia "La inversión en criptoactivos no está regulada, puede no ser adecuada para inversores minoristas y perderse la totalidad del importe invertido"

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.