Y caerán más Exchanges en este criptoinvierno

0
1579

A diario crece la preocupación sobre el futuro del mercado de criptoactivos, así como de sus proyectos y las empresas asociadas a este gran ecosistema financiero que atraviesa uno de los momentos más cruciales en su corta historia.

Uno de los puntos más débiles de todo ecosistema financiero digital y descentralizado, está en los exchanges de criptomonedas, los cuales sirven en su mayoría de puerta de entrada a la inversión en este tipo de activos criptográficos, eliminando en gran parte la barrera de fricción para los usuarios más noveles.

Actualmente, según datos de CoinMarketCap, existen más de 500 exchanges de criptomonedas registrados a nivel mundial, aunque por fuera existen decenas más, los cuales en conjunto operan sin regulaciones financieras adecuadas a la normativa internacional comúnmente aceptada.

Dado que muchas de las posiciones de estas empresas, están contra criptoactivos que han perdido valor, pero también en otros exchanges, cualquier caída de alguna de estas bolsas de criptomonedas, pudiera desencadenar una oleada de insolvencia sin precedentes en la industria.

Justo en medio de la crisis global que se está viviendo, dónde las criptomonedas se han visto afectadas por el llamado criptoinvierno, tras la pérdida de casi dos billones de dólares en valor de mercado desde los máximos alcanzados en noviembre pasado, por razones obvias los exchanges están en la mira de todos.

En ese punto, recientemente el joven y brillante multimillonario CEO de FTX, Sam Bankman-Fried, al que todos conocen como “SBF” advirtió sobre las calamidades que están por venir al mercado de criptoactivos. Por lo que, tal y como están las cosas, pocos son los que se atreverían a desafiar su predicción.

En primer lugar, debemos conocer su perfil para comprender por qué deberíamos creer acerca de lo que él advierte para este ecosistema financiero global. De entrada, basta con saber que Bankman-Fried, es el CEO y el cerebro detrás de la plataforma de criptomonedas de FTX.

Esta es una respetable plataforma de trading estadounidense, que fue fundada con aportes de inversores como BlackRock, el fondo de inversiones más grande del mundo, Sequoia Capital, Andreessen Horowitz y Softbank, entre otros inversores de riesgo de primer nivel.

La popularidad de FTX, la ganó a pulso, con una sólida dirección y músculo financiero, junto a una enorme inversión en publicidad, que le permitió poner su nombre al estadio de los Miami Heats, de la NBA, la liga de básquet más famosa del mundo y tener a la megaestrella de los Golden State Warriors, Stephen Curry como imagen de la marca.

Pero también, Tom Brady, el quarterback más ganador de la NFL, la liga de fútbol americano, hoy en Tampa Bay Buccaneers, de Florida, es una de las estrellas más visibles en las campañas de la popular FTX.

Asimismo, esta empresa de trading de criptoactivos fundada y dirigida por Bankman-Fried, ha sido uno de los anunciantes privilegiados del último Super Bowl y patrocinante del equipo de Fórmula-1 de Mercedes Benz, entre otra cantidad de eventos masivos.

Con esa introducción, no es difícil entender que Bankman-Fried, es una de las mentes más brillantes del ecosistema, gracias a su capacidad para comprender las matemáticas financieras avanzadas al detalle, como muy pocas personas pueden manejarlo.

Ello da cuenta del por qué es ahora mismo la persona más rica en el mundo de las criptomonedas, con una fortuna estimada actualmente en unos 20.500 millones de dólares, con una leve caída de 6 mil millones de dólares, si se compara con el cierre de 2021 cuando Forbes calculó su fortuna en unos 26.500 millones, al tope del ranking de millonarios de las criptomonedas.

Bankman-Fried, es hijo pródigo de dos profesores de Derecho de la Universidad de Stanford, que nació en el campus de esa misma universidad en California en 1992. Sin embargo, su talento para los números lo llevó a estudiar en Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés).

Ya en su etapa profesional, Bankman-Fried, tras graduarse en el MIT, trabajó brevemente en Janet Street, un trader de Wall Street, su primer empleo formal. Se retiró pronto y con apenas 25 años, fundó su primera empresa, Alameda Research en 2017, una firma criptográfica de trading de criptomonedas y más tarde, FTX.

Bien, ahora volviendo a las predicciones de Bankman-Fried acerca de lo que viene para el espacio de las criptomonedas, este aseguró a Forbes a finales del mes pasado, “que vienen caídas de más exchanges”, ya que algunos “…fueron demasiado lejos y no es práctico respaldarlos”.

Para ensombrecer aún más el futuro del criptoinvierno, advirtió que “Hay algunas criptos de tercer nivel que ya son secretamente insolventes”, haciendo alusión a aquellos criptoactivos al nivel de Luna (LUNA), que protagonizó el reciente escándalo de su estrepitosa caída junto a su stablecoin algorítmica TerraUST (USDT).

Esta caída ocurrida en mayo, cuando perdió la paridad con el dólar estadounidense (USD), ocasionó que se desplomaran ambos criptoactivos. Tras ello, la caída arrastró a todo el mercado, llevando incluso al BTC a cotizar a finales de junio por debajo de los 20.000 dólares, su peor nivel desde diciembre de 2020, luego de encontrarse por encima de los 40.000 dólares.

De allí que con el endurecimiento de las condiciones del mercado, muchos exchanges comenzaran a tambalearse financieramente, por lo que algunos comenzaron a mostrar insolvencia frente a sus inversores y usuarios, impidiendo los retiros o imponiendo límites a estos.

Basta con recordar el caso de Three Arrows Capital (3AC), la firma de criptoactivos con sede en Singapur, que se encontraba fuertemente apalancada con más de 200 millones de dólares de exposición a LUNA, la cual tuvo que cerrar operaciones temporalmente reteniendo los fondos de sus usuarios, luego del crash de este token.

Para poder recuperarse de la insolvencia, la firma tomó préstamos de numerosas firmas del ecosistema, incluyendo Voyager Digital y BlockFi, las cuales a su vez, para sortear el impago de la firma singapurense, recurrieron a Bankman-Fried, para capitalizar a Three Arrows.

Bankman-Fried, aceptó dar la ayuda, por lo que otorgó una línea de crédito a través de FTX y su empresa Alameda Research, por 750 millones de dólares, los cuales aún no tienen garantía de que se pueda recuperar en el corto o mediano plazo.

No obstante, aunque Bankman-Fried accedió a brindar apoyo a Three Arrows, por la intermediación de Voyager Digital y BlockFi, esta situación es poco probable que se vuelva a presentar en el futuro.

“Hay empresas que, básicamente, están demasiado lejos y no es práctico respaldarlas por razones como un agujero sustancial en el balance general, cuestiones regulatorias o que no queda mucho negocio por salvar”.

Y apunta que esta caída puede ser el inicio de la criptotormenta que estaría por llegar y que desde ya está causando estragos en el ecosistema de criptoactivos.

Tan sólo vale recordar cómo BlockFi, Coinbase, Crypto.com, Gemini e incluso Binance, entre otros exchanges han estado despidiendo empleados por la crisis.

Mientras que por otro lado, Bankman-Fried, ha sido enfático en señalar que su plataforma de trading de criptomonedas FTX, sigue siendo rentable a diferencia de sus competidores dentro y fuera de Estados Unidos.

Es innegable que el ruido que ha ocasionado esta declaración del criptomillonario Bankman-Fried, ahora tenga repercusiones a nivel global. Es posible que muchos inversores por fin entiendan la máxima, “si no soy tus claves, no son tus criptomonedas” en alusión al control total que hacen los exchanges de los activos digitales de sus inversores.

Advertencia "La inversión en criptoactivos no está regulada, puede no ser adecuada para inversores minoristas y perderse la totalidad del importe invertido"