Wall Street y bolsas europeas en rojo ante perspectivas económicas

0
1533

El miércoles pasado, Wall Street cerró la jornada en rojo, mientras se publicaban los datos de inflación mayorista en Estados Unidos, que dan muestra, que los precios al por mayor vuelven a subir, a pesar de las medidas de contención de la Reserva Federal (Fed).

El índice de precios de producción (IPP) de septiembre en EEUU, refleja un aumento del 0,4%, por encima de lo previsto. En el dato interanual, el IPP subió hasta el 8,5%, lo que da cuenta de una ligera desaceleración desde el 8,7% registrado en agosto.

Sin embargo, para los analistas los resultados de Wall Street reflejan que los inversores, han estado cautelosos de la perspectiva de la economía estadounidense, reflejada en las actas de la última reunión de política monetaria de la Fed, que fueron publicadas este miércoles.

Durante la reunión de septiembre, los miembros de la Fed pronosticaron que los tipos de interés alcanzarían el 4,4% en 2022 y tocarían el máximo del 4,6% para 2023. Y es que el Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC, “por sus siglas en inglés”) elevó su tasa de referencia en un 0,75% a un rango de 3% a 3,25%.

Igualmente, las actas del FOMC también recogen que la mayoría de los miembros de la Fed, coinciden en que estarían dispuestos a aceptar un sacrificio mayor, mediante una desaceleración del crecimiento de la economía de EEUU, para lograr que la inflación vuelva a situarse en el objetivo de ese organismo.

Una parte considerable de la actividad económica aún no ha mostrado mucha respuesta”. “La inflación aún no había respondido de manera apreciable a una política de endurecimiento” y “está disminuyendo más lentamente de lo que habían anticipado”, son opiniones de los miembros de la Fed, que se evidencian en las actas.

En ese sentido, varios de los miembros que participaron en dicha reunión, fueron específicos al indicar que se atraviesa por un “entorno económico y financiero mundial altamente incierto”, por lo que es vital, calibrar el ritmo de un mayor endurecimiento de la política económica de la Fed.

Este mayor endurecimiento, buscaría alcanzar el objetivo de mitigar el riesgo de efectos adversos significativos en las perspectivas económicas negativas que se observan en los datos de la economía de EEUU y a nivel mundial, mientras se sofoca la inflación en ese país.

De allí que, la actitud de los inversionistas haya sido de cautela, incluso cuando están esperando el dato de inflación que se conocerá hoy jueves, haciendo que los resultados en los mercados no fueran positivos al cierre de la jornada de este miércoles.

El S&P 500 perdió 0,33% situándose en su nivel más bajo desde noviembre de 2020 al registrar 3.577,03 unidades, el Promedio Industrial Dow Jones disminuyó 0,10% para ubicarse en 29.210,85 unidades, mientras el Nasdaq Composite retrocedió 0,09% a 10.417,10 unidades. Por su parte, los bonos del Tesoro, registraron una baja promedio de 4,50 puntos base, en los rendimientos.

Básicamente tras este cierre negativo, la bolsa estadounidense ha acumulado seis jornadas consecutivas cerrando con los números en rojo, lo cual es considerado desde ya, la segunda gran racha bajista en menos de un mes.

No obstante, a tan sólo dos horas antes del cierre de la jornada del miércoles, la publicación de las minutas del FOMC, elevaron brevemente el optimismo de los inversores, por la moderación que mostraron algunos de los miembros del comité con respecto al endurecimiento de las políticas.

A pesar de ello, los analistas se inclinan en señalar que la Fed subirá nuevamente la tasa referencial en 75 puntos base, por cuarta vez consecutiva en lo que va de año, durante su reunión del FOMC prevista para el próximo 2 de noviembre.

En Europa, la mayoría de las bolsas se encontraban en positivo luego de conocerse que la producción industrial de la Eurozona durante agosto, registró un aumento de 1,5% intermensual. Sin embargo, el optimismo se borró por preocupaciones macroeconómicas derivadas de los efectos de la inflación, la guerra en Ucrania, la energía y el invierno que está a la vuelta.

Eso llevó a los índices europeos más importantes, a mostrar caídas en la jornada de ayer. El regional Stoxx 600 cayó 0,53%, el IBEX 35 de Madrid retrocedió 1,29%, mientras el FTSE 100 de Londres perdió 0,86%, el CAC 40 de París disminuyó 0,25% y el DAX de Frankfurt cayó 0,39%.

En las bolsas de la eurozona, sólo los sectores de bienes de consumo y alimentos cerraron con números en verde, así como la renta fija de la deuda soberana europea, que se recuperó con fuerza en la sesión.

En cuanto a las bolsas en Asia, la jornada de este miércoles fue también mixta: con el índice Nikkei 225 de Tokio, que cerró en neutro, mientras que el Hang Seng de Hong Kong retrocedió 0,78% y el CSI 300 de China continental aumentó un notable 1,52%.

Por otro lado, este martes el Fondo Monetario Internacional (FMI) publicó su Informe de Perspectivas de la Economía Mundial, donde proyectó que el crecimiento mundial para 2023 se situará en 2,7%, 0,2 puntos por debajo de las expectativas de julio.

De acuerdo al reporte del FMI, esta proyección es debido al aumento de la inflación, el endurecimiento de las medidas de los bancos centrales y la incertidumbre tras la invasión rusa de Ucrania. Aunque, estas proyecciones no son del todo determinantes, si son tomadas en cuenta por los inversores para sus operaciones bursátiles y mediciones de rentabilidad en los mercados.

Adicionalmente, el FMI advierte en su Informe sobre la Estabilidad Financiera Mundial (GFSR), que la desaceleración de la economía mundial se ha intensificado y los mercados se han comportado de forma extremadamente volátil, llevando a un deterioro de la liquidez, que parece haber amplificado los movimientos de precios, por lo que hizo recomendaciones generales.

Según el FMI, “los bancos centrales deben intervenir de forma enérgica para reconducir la inflación hacia la meta, evitando que las presiones inflacionarias se enquisten y que las expectativas de inflación se desanclen, ya que ello perjudicaría su credibilidad”.

Ante tales perspectivas generales, en su mayoría negativas para la economía mundial, las criptomonedas siguen a la baja, azotadas por el criptoinvierno, pues bitcoin (BTC), continúa estancado en la zona de los 19.000 dólares, y el token de ethereum, el Ether (ETH) en la zona de los 1.200 dólares.

Mientras no se recuperen las finanzas personales, difícilmente el mercado podrá contemplar una subida hacia una zona mayor, por lo que es posible que hasta que las condiciones de liquidez y estabilidad financiera general no mejoren, no veremos una salida del criptoinvierno.

Advertencia "La inversión en criptoactivos no está regulada, puede no ser adecuada para inversores minoristas y perderse la totalidad del importe invertido"