Tras una gran cantidad de desajustes por los que atraviesa la economía turca desde hace dos años atrás, el Türkiye Cumhuriyet Merkez Bankası (TCMB) ó “Banco Central de la República de Turquía”, anunció la semana pasada una nueva subida de los tipos de interés, de 200 puntos básicos, colocando el nuevo valor en el 17%.

El objetivo principal de esta subida de los tipos, ha sido básicamente combatir la inflación acelerada por la inseguridad económica en tiempos de pandemia. Una decisión aprobada por el comité de política monetaria que decidió subir los tipos de la tasa clave de reposición a 7 días del 15% al 17%.

Tras esta medida, el pasado jueves la lira turca alcanzó su máximo nivel en cinco semanas, después del aumento de la tasa de interés más grande de lo esperado. Esto claramente elevó la confianza de los inversores en la capacidad del TCMB para controlar la inflación.

Gracias al aumento, la lira se había fortalecido más de un 1% hasta los 7,5420 por cada dólar americano, comparado con el cierre anterior de 7,6361. Este aumento, se realizó para controlar una inflación del 14% al cierre de noviembre y una dolarización récord en el país otomano.

Ahora el nuevo gobernador del TCMB, Naci Ağbal, buscando reforzar su credibilidad política dijo ante el parlamento local: «Se ha iniciado un proyecto de I+D sobre dinero digital. Actualmente, la fase conceptual de este proyecto está completa. Nuestro objetivo es comenzar las pruebas piloto en la segunda mitad de 2021«.

Y es que muchas empresas y analistas de entorno han reseñado durante este 2020, la importancia que está cobrando la implementación y uso generalizado de las Central Bank Digital Currency (CBDC), “Criptomonedas del Banco Central”, a nivel tanto europeo como global.

Hoy en día a pocos días del cierre del 2020, cada vez más bancos centrales estudian el desarrollo y despliegue de sus propias monedas digitales. Así que este concepto, será el principal plato fuerte de las grandes economías en los próximos tres años.

Turquía ya está dando un paso en ese sentido, pues gracias a este proyecto de CBDC turco, ese país se convierte otro más que se suma a la carrera por el desarrollo y puesta en marcha de las monedas digitales, en sus economías, en un año que ha sido devastador para la lira turca.

Ağbal, informó ante el Türkiye Büyük Millet Meclisi (TBMM), «La Gran Asamblea Nacional Turca» sobre esos avances en el desarrollo de la lira digital, explicando sobre las actividades del Banco Central en el Comité de Plan y Presupuesto de TBMM para el 2021.

De acuerdo con Ağbal, el artículo 4 de la Ley del Banco Central indica:

“El objetivo principal del Banco es garantizar la estabilidad de precios. El Banco determina la política monetaria que implementará y las herramientas de política monetaria que se utilizarán para garantizar la estabilidad de precios, apoyando las políticas de empleo”.

Ağbal también señaló que el Banco ha tomado todas sus decisiones en el marco del conjunto de datos, información y análisis, modelos y pronósticos que ha realizado dentro de su capacidad corporativa.

Además, afirmó que están decididos a utilizar todas las herramientas a su disposición de manera efectiva para cumplir con los requisitos de esta tarea y señaló que como presidente del Banco Central, tienen una agenda para garantizar la estabilidad de precios tal como se define en la ley.

Ağbal también expresó el gobierno ha determinado el objetivo de inflación del 5 por ciento junto con el Banco Central.

Turquía implementará para la segunda mitad de 2021, una lira digital, al igual que hizo China con el yuan digital. No obstante, esta CBDC china hasta ahora ha sido para compras minoristas de sus ciudadanos y no ha tenido un impacto significativo dentro de la economía de ese país.

De momento, Bahamas es el único país que ya ha puesto en funcionamiento su propia CBDC, a través del Sand Dollar. Este nuevo dólar ya fue integrado a la red de pagos del país en octubre de este año.

En el futuro no muy lejano, el uso de las CBDC, sustituirán al dinero en efectivo en los próximos años, lo cual llevará muchos países a asumir la digitalización total o parcial de sus economías, con los respectivos puntos a favor y en contra.

En todo caso, algunos organismos multilaterales como el propio Fondo Monetario Internacional (FMI) consideran que las CBDC desafían la ley monetaria, por lo que la implementación global quizás tenga que sortear algunos obstáculos legales.

Sin embargo, desde el Banco de Pagos Internacionales (BIS) se han pronunciado a favor estas CBDC, ya que ello significaría un mayor control financiero sobre el uso que se le da al dinero en cada país.

En octubre, el Banco de Canadá, el Banco de Inglaterra, el Banco de Japón, el Banco Central Europeo, la Reserva Federal, el Sveriges Riksbank (Suecia), el Banco Nacional Suizo y el BIS, publicaron un informe que identifica los principios fundamentales necesarios para que cualquier CBDC disponible públicamente ayude a los bancos centrales a cumplir sus objetivos de política pública.

Por los momentos, algunos economistas de Turquía, dudan que la CBDC en ese país por sí sola, podrá frenar la inflación, el aumento del desempleo, así como los problemas de liquidez en la caja pública, que se agravó por la pandemia de la COVID-19.

DisclaimerLa información aquí presentada no supone compromiso ni recomendación alguna por parte de Territorio Bitcoin. Territorio Bitcoin no participa en las inversiones ni recibe ningún tipo de retribución. Solo ofrecemos información.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.