El factor psicológico en el inversor

0
3526

Permítanme que me despegue esta vez unos centímetros de lo jurídico. Como inversor, y sin querer ser ejemplo de nada, he seguido, como toda la comunidad cripto, muy de cerca el último “crash” que ha sufrido el mercado, presas del pánico de Terra.

Hay noticias que corren como la pólvora, y las criptomonedas, en el año 2022, están siendo una revolución que todavía parece que tiene que justificarse. Poca gente saben lo que son, todo el mundo sabe que existen, no todos terminan de comprender el por qué del valor de un bitcoin, los agoreros vaticinan un futuro en el que toda esta “burbuja” estalla y hace ricos a unos, y pobres a otros, etc.

No hay más que ver cómo los medios tradicionales hablan de estos activos digitales. Porque, al final, son eso, y que no los puedas tocar no significa, ni que no existan, ni que no tengan valor. 

Hace una semana, el archiconocido New York Post nos deleitaba (nótese la ironía) con un titular rompedor: “Bitcoin fans are psychopaths who don’t care about anyone, study shows”. Los seguidores de Bitcoin son psicópatas que no tienen interés por nadie, según un estudio. 

Os traduzco: la coletilla final pretende indicar que la sentencia no va necesariamente con la línea editorial del periódico, como si quisieran cubrirse las espaldas. Te lo digo, pero no te lo digo. Los correveidiles de la desinformación.  

Según el estudio al que hacían referencia, un grupo de expertos, de identidad desconocida para los redactores del artículo, pero que parecen trabajar para la Universidad Tecnológica de Queensland, llegaron a esta conclusión tras estudiar los rasgos en la personalidad más comunes de una muestra de 500 inversores en criptomonedas.

Destacaron que mostraban signos de la «tétrada oscura», un grupo de cuatro rasgos compuesto por narcisismo, maquiavelismo, psicopatía y sadismo. En términos sencillos, esto significa que los miembros de la tétrada oscura tienen un sentido exagerado de la importancia de sí mismos y obtienen placer del dolor de los demás.

Los alemanes, que dicen que tienen palabras para todo, poseen en su diccionario un término muy curioso: “schadenfreude”. Designa el sentimiento de alegría o satisfacción generado por el sufrimiento, infelicidad o humillación de otro. ¿No les recuerda a ustedes también al medio de comunicación detrás de la maleza esperando una corrección en el mercado para sacar el titular? En este caso, la bandera de la Ciencia.

Sin querer hacer mayor referencia a la atrocidad que es establecer dicha conclusión y querer refugiarse en la Ciencia, me gustaría ponerle perspectiva al mundo de la inversión, sobre todo al mundo de la inversión en cripto. 

No hay ningún tipo de problema en diversificar una cartera de ahorro e invertir el dinero de tu esfuerzo en proyectos a largo plazo. Pero está claro que el factor psicológico juega un papel fundamental en un mercado con tantas fluctuaciones, por eso es muy importante saber dónde está invirtiendo una persona.

Hace unos días, el prestigioso psicólogo canadiense Jordan B. Peterson, especialista en el estudio del desarrollo de la personalidad humana, y autor de numerosos best-sellers, asistió a la Bitcoin 2022 Conference, siendo una de las ponencias más esperadas. Al parecer, gran parte de la comunidad cripto posee intersecciones ideológicas con el señor Peterson. 

Sin querer entrar en detalles sobre tesis de inversiones o recomendaciones de dónde meter el dinero de la gente (no todo el mundo encuentra placer en hablar de lo que no se sabe), Jordan Peterson no quiso dar la razón a los científicos que pretenden vender la psicopatía de los inversores en criptomonedas. Para él, invertir en Bitcoin es psicológicamente más saludable que hacerlo en fiat, dado que es «almacén de valor incorruptible», llegando a atribuirle al bitcoin su «efecto transformador en la gente».

Peterson calificó a Bitcoin de «experimento digno» y dijo que «no parece tener ningún defecto psicológico o lógico evidente». Uno de los aspectos más saludables del bitcoin, señaló, es la relativa certeza de su valor en el futuro, mientras que el dinero fiduciario está sujeto a la inflación y, por tanto, a la incertidumbre, mucho más estresante.

Jordan B. Peterson en la Bitcoin Conference 2022.

La cuestión de la libertad es un punto esencial para Peterson: sin libertad, especialmente la de expresión, no es posible el bienestar psicológico. Habló de la importancia de la libertad y de un mercado libre como elemento importante del bienestar psicológico. «Una de las cosas que me hizo interesarme por el bitcoin es la no interferencia del Estado», dijo Peterson.

«Más allá de eso, hay un sentido general de la espiritualidad subyacente detrás de un movimiento que realmente restaura la soberanía económica a cualquiera que lo desee, con cero barreras de entrada», añadió.

Es buena la diversidad de opiniones, y es que, a mi juicio, no es de extrañar que lo que no se comprende, provoque rechazo. Sobre todo, lo que, además de que no se comprenda, no es tangible. Nadie puede ir al kiosko con una bolsa llena de bitcoins y entregarlos a cambio de un producto. 

En cualquier caso, tampoco son tangibles las acciones que cotizan en bolsa, y todos los precios de todos los productos, en mayor o menor medida, fluctúan constantemente. Hasta nuestros sentimientos por otras personas no son capaces de protegerse ante el paso del tiempo. Lo único que no cambia, es que todo cambia. Y lo único seguro en esta vida, son la muerte y los impuestos.

Opiniones personales aparte, tan negativo es etiquetar a un inversor de psicópata solo por entrar en un mercado en el que uno no entraría, como entrar en un mercado para enriquecerte con desconocimiento absoluto de lo que subyace a dicho mercado. Este puede ser bitcoin ahora, comprarte una casa justo antes de que estallara la burbuja, o comprarme un coche de última gama auto convenciéndome de que para mi es un bien necesario (y a lo mejor no lo es).

En fin, este psicópata seguirá invirtiendo en bitcoin. Y jamás tachará de psicópata a nadie por hacer lo que quiera con su dinero. A lo mejor, en el siglo XXI ésa es la psicopatía: no meterte en la vida de la gente.

Advertencia "La inversión en criptoactivos no está regulada, puede no ser adecuada para inversores minoristas y perderse la totalidad del importe invertido"