El dólar digital como CBDC y su impacto económico en EEUU

0
630

Como ya es conocido, los bancos centrales alrededor del mundo, están en una carrera por lanzar sus propias monedas digitales de bancos centrales -o CBDC por sus siglas en inglés- y la Reserva Federal de Estados Unidos, mejor conocida como la (Fed), no es la excepción.

La Fed abrió el debate sobre los alcances (pros y contras) de la moneda digital ‘oficial’ del país que posee el dólar estadounidense (USD) uno de los indicadores financieros más sólidos y empleados en la economía mundial.

Prácticamente, en casi todo el mundo el marcador financiero por excelencia es el dólar estadounidense, el cual es utilizado para comparar y tasar precios de materias primas, productos y servicios.

Es por ello, que la Fed está trabajando arduamente en la creación del Dólar Digital, ya que no solo se trata de seguir el ritmo de la innovación financiera global que encabeza China actualmente, sino de mantener esa supremacía del dólar estadounidense.

El ecosistema de criptomonedas con más de 17 mil monedas y tokens, y varios cientos de herramientas DeFi está siendo un quebradero de cabeza para los gobiernos del mundo, que ven en este sistema financiero paralelo un desafío en su dominancia monetaria y fiscal.

De hecho, los responsables de la Fed y el Federal Open Market Committee (FOMC) de Estados Unidos, han señalado en sus reuniones técnicas que las stablecoins son el mayor peligro que el ecosistema de criptomonedas puede ofrecer.

Es por esa razón que la Fed la semana pasada, ha invitado al debate público para que todos puedan hacer comentarios y aportaciones a fin de evaluar, si el dólar digital como CBDC de ese organismo puede mejorar el sistema de pagos nacional, sin afectar la predominancia de dólar.

«Esperamos colaborar con el público, los representantes electos y una amplia gama de partes interesadas mientras examinamos los aspectos positivos y negativos de una moneda digital del banco central en los Estados Unidos», señaló presidente de la Fed, Jerome Powell.

Ahora, cualquier ciudadano tendrá un plazo de 120 días, para enviar sus puntos de vista, con tan sólo responder un sencillo cuestionario de unas 20 preguntas en el sitio Web de la Fed. Por los momentos, los funcionarios de la Fed mantienen una posición neutral sobre este asunto.

La Fed en este documento, tan sólo se ha limitado a describir el estado actual de los sistemas de pagos de Estados Unidos, pero también profundizado en los diferentes tipos de métodos de pago que han surgido en los últimos años, incluidas las criptomonedas y las stablecoins.

Por otra parte, la Fed también enumera los posibles beneficios y riesgos de la introducción de una CBDC dentro del sistema financiero de Estados Unidos. Muchos consideran un gran riesgo para la banca, que ésta pierda su funcionalidad como resguardo de valor.

Hasta ahora, legalmente todas las formas de dinero empleadas en transacciones digitales son obligaciones de entidades privadas, como los bancos comerciales. No obstante, según la Fed una CBDC sería directamente un pasivo de un banco central.

Asimismo, la Fed reconoce que los consumidores y las empresas, ya están habituadas a manejar y transferir dinero en forma digital mediante cuentas bancarias, transacciones online o las más recientes aplicaciones de pago móviles.

En todo caso, las autoridades de la Fed consideran que una CBDC podría proporcionar una opción de pago digital segura para los hogares y las empresas en medio de la constante evolución del sistema de pagos disponible en Estados Unidos.

Igualmente, la creación de las CBDC’s podría potenciar los intercambios de materias, productos y servicios entre países, dando lugar a opciones de pago más rápidas entre éstos. Aunque, esto no está exento de inconvenientes en su implementación.

En este sentido, se prevé que existan ciertos niveles de dificultad al momento de garantizar que una CBDC preserve la estabilidad monetaria y financiera de un país. También está el hecho de cómo preservar la privacidad de los ciudadanos y cómo mantener el cerco a las finanzas ilícitas.

Hay funcionarios más conservadores dentro de la Fed y otros organismos públicos, que desde ya apuntan que el uso de una CBDC podría “cambiar fundamentalmente la estructura del sistema financiero estadounidense”.

Y es que claramente existe la posibilidad de que los gastos de financiación de los bancos aumenten si los depósitos disminuyen a medida que se generaliza la disponibilidad de un dólar digital con intereses, emitido por la propia Fed.

Este encarecimiento de los gastos de financiación a los bancos, a su vez, podría generar un gran impacto en la economía a nivel micro, pues aumentaría el coste del crédito para los hogares y las empresas.

El banco central más grande del mundo, pone el énfasis en que igualmente es posible que “lo mejor para las necesidades” de Estados Unidos, sería que el sector privado ofreciera cuentas o carteras digitales para “facilitar la gestión” de todas las tenencias y pagos relacionados.

Básicamente se sugiere que sean los bancos comerciales y las instituciones de servicios financieros no bancarios regulados, los que se encarguen de liderar el cambio en esa tarea y no la Fed, la que imponga el cambio.

De todas formas la Fed, todavía no tiene una posición definida al respecto, ya que son muchas variables por abordar para introducir un cambio de esta magnitud en la economía de Estados Unidos, que tras la pandemia, requiere especial atención.

Aunque la Fed del mismo modo aclara:

“Si los particulares, las empresas y los gobiernos pueden utilizar una CBDC para realizar compras básicas de bienes y servicios o pagar facturas, los gobiernos también la podrían utilizar para recaudar impuestos o realizar pagos de prestaciones directamente a los ciudadanos”.

Dada la importancia del alcance de todas estas consideraciones, la Fed alerta en su exposición que la inacción también tendría consecuencias negativas. Y es que si no se desarrolla una CBDC, podría erosionarse la supremacía del país en los mercados mundiales.

Vale destacar, que sobre este espinoso tema en particular, la Fed ha mostrado una actitud reacia para crear un dólar digital oficial, alegando que sólo lo haría si los beneficios superan los costes.

Sin embargo, la oposición de la Fed a debatir este tema ha provocado que Estados Unidos se haya quedado atrás en comparación con las políticas de autoridades monetarias del país que actualmente le disputa la supremacía comercial y política, China.

De hecho, la gobernadora de la Reserva Federal, Lael Brainard, ha dado especial atención a este punto, cuando advirtió, que existen una serie de razones de «urgencia» necesarias para el desarrollo de una moneda digital del banco central de Estados Unidos.

Actualmente, la Fed incluso estaría por detrás de los avances del Banco Central Europeo (BCE), que también está trabajando en la creación del euro digital, en una zona económica tan grande y diversa como la eurozona.

Advertencia "La inversión en criptoactivos no está regulada, puede no ser adecuada para inversores minoristas y perderse la totalidad del importe invertido"

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.