La semana pasada, el presidente de la Reserva Federal de los Estados Unidos, Jerome Powell, inauguró el simposio anual de política económica de Jackson Hole de 2021 donde los principales banqueros centrales analizan los resultados de su gestión y proyectan sus siguientes movimientos.

Este foro anual de la Fed, reúne a varios banqueros centrales de EEUU y es organizado por el Banco de la Reserva Federal de Kansas City en Jackson Hole, Wyoming, entre el 26 y el 28 de agosto.

Una reunión que crea enormes expectativas por la gran influencia que ejerce sobre los mercados financieros globales, ya que prácticamente ninguna economía del planeta es totalmente indiferente a lo que sucede en la economía de Estados Unidos.

El simposio anual de política económica de Jackson Hole, es un foro importante que atrae a líderes de bancos centrales, académicos, funcionarios gubernamentales y otros participantes del mercado a nivel global.

Sin embargo, este año se volvió a realizar virtualmente después de que un aumento en los casos de COVID-19 en Wyoming obligó a desestimar los planes hacer el simposio anual en persona para evitar que alguno de los asistentes se contagie.

El año pasado, esta reunión prácticamente giró sobre el tema inflacionario denominado «Average Inflation over Time» (AIT), como parte de uno de los efectos de la pandemia, pero cerró con el compromiso de los mercados estadounidenses de evitar la subida generalizada de precios.

Pero este año, el foco del foro estuvo en la evaluación del momento ideal para la posible retirada de los estímulos introducidos en la economía de Estados Unidos para minimizar los efectos derivados de la crisis sanitaria, es decir, el tapering y lo que conllevaría su posible retraso.

S

Sobre esto, Powell dijo en el simposio a los responsables de la formulación de políticas que cree que se han logrado «avances sustanciales» en algunas métricas y que en su opinión es el momento adecuado para que la Fed comience disminuyendo parte de su apoyo económico.

«Mi opinión es que se ha superado la prueba sustancial de progreso adicional para la inflación», dijo Powell al resto de los asistentes el pasado viernes. «También ha habido un claro progreso hacia el máximo empleo» agregó el presidente de la Fed.

Los comentarios de Powell fueron seguidos muy de cerca por inversores y analistas que han esperado por conocer a qué ritmo planea la Fed reducir sus compras de activos, de manera de evaluar las posibles repercusiones económicas.

Powell señaló que la economía de Estados Unidos “estaba bien encaminada hacia la recuperación de la recesión inducida por la pandemia del año pasado”, con millones de empleos recuperados y un crecimiento en su punto más fuerte en décadas.

Esto fue gracias a que la Fed tomo acciones para respaldar la recuperación económica del país, tras recibir el impacto de la pandemia del coronavirus. El banco central de EEUU realizó compras de activos por valor de 120.000 millones de dólares mensuales, para motorizar la economía.

Estas medidas de ayuda de la Fed, incluyen las compras de al menos 80.000 millones de dólares mensuales en valores del Tesoro y otros 40.000 millones de dólares mensuales en valores respaldados por hipotecas de agencias.

Sin embargo, tanto Powell como otros banqueros de la Fed, consideran que ahora que las señales de que la recuperación está comenzando a afianzarse, el siguiente paso es reducir esas compras de forma definitiva.

De hecho, en la reunión de julio del Federal Open Market Committee (FOMC) o Comité Federal de Mercado Abierto, (que se reunirá otra vez del 21 al 22 de septiembre), las actas muestran que los líderes discutieron la reducción gradual de las compras de activos antes de fines de 2021.

Y sobre esto, Powell en su discurso del viernes, dijo que estaba entre los participantes mayoritarios en esa reunión que opinaron que «si la economía evoluciona ampliamente como se anticipó, podría ser apropiado comenzar a reducir el ritmo de compras de activos este año».

«El mes intermedio ha traído más progreso en la forma de un sólido informe de empleo para julio, pero también la mayor propagación de la variante Delta», dijo el presidente de la Fed. Algo que se puede observar en los datos de la economía de Estados Unidos.

En julio, los empleadores estadounidenses agregaron más de 943.000 puestos de trabajo a sus nóminas, según mostraron los datos del U.S. Bureau of Labor Statistics (BLS) o Departamento de Trabajo de Estados Unidos, superando las previsiones de muchos economistas.

Como consecuencia de ello, el número de trabajadores desempleados en Estados Unidos se redujo en 782.000 el mes pasado a 8,7 millones, lo cual es más que aceptable para los planes de la Fed de reducir los estímulos a la economía.

Pero, en agosto, las solicitudes iniciales de desempleo aumentaron levemente en 4.000 para la semana que finalizó el 21 de agosto después de alcanzar un mínimo pandémico de 348.000 la semana anterior, según datos del Departamento de Trabajo, por lo que quedará por ver los datos al cierre.

En todo caso, la primera economía del mundo, aún no está fuera de peligro en lo que respecta a la pandemia.

El aumento de casos causados por la variante Delta del COVID-19, que es altamente contagiosa, especialmente entre las personas no vacunadas han desbordado los hospitales en algunos condados.

En parte se debe a que, aunque poco más del 50% de los estadounidenses está completamente vacunado contra el coronavirus, el ritmo de las vacunaciones decayó fuertemente en las últimas 10 semanas y no ha seguido el ritmo de la propagación de infecciones de la variante Delta.

Por ello, el presidente de la Fed reconoció los desafíos que aún presenta para la recuperación de la economía de Estados Unidos, la evolución de la pandemia en su discurso. «Evaluaremos cuidadosamente los datos entrantes y los riesgos en evolución«, dijo Powell.

«Incluso después de nuestras compras de activos y nuestras elevadas tenencias de valores a largo plazo, continuaremos respaldando condiciones financieras acomodaticias» añadió el presidente de la Fed para calmar cualquier controversia pueda ocurrir por la interpretación de sus palabras.

Vale resaltar que en el modelo de la Universidad de Washington, se proyecta más de 100.000 muertes adicionales para el inicio de diciembre, para alcanzar más de 738,776 muertes en Estados Unidos a causa de la pandemia del COVID-19.

«El momento y el ritmo de la próxima reducción en las compras de activos no tendrán la intención de transmitir una señal directa con respecto al momento del despegue de las tasas de interés, para lo cual hemos articulado una prueba diferente y sustancialmente más estricta», dijo Powell.

También reiteró que reducir las compras de activos no significa que la Fed subirá las tasas de interés desde sus niveles cercanos a cero al mismo tiempo, aunque varios halcones de la Fed han presionado para que el taper se anuncie en la próxima reunión de septiembre.

En todo caso, hay una alta probabilidad que si los datos del empleo en agosto cierran bien, mientras la amenaza de la variante del Delta siga activa, la mayoría de los banqueros de la Fed querrán esperar hasta la reunión de noviembre para iniciar el tapering.

“Hemos dicho que continuaremos manteniendo el rango objetivo para la tasa de fondos federales en su nivel actual hasta que la economía alcance condiciones consistentes con el empleo máximo y la inflación haya alcanzado el dos por ciento y esté en camino de superar moderadamente el dos por ciento durante algún tiempo…» explicó Powell.

«…hasta ahora es en gran parte el producto de un grupo relativamente reducido de bienes y servicios que se han visto directamente afectados por la pandemia y la reapertura de la economía», dijo el presidente de la Fed.

Por otra parte, actualmente Estados Unidos está experimentando una inflación por encima de su valor estimado, pero Powell reiteró su opinión de que la inflación es un fenómeno temporal que se reducirá gradualmente.

«Estos efectos, que están agregando algunas décimas a la inflación medida, deberían desaparecer con el tiempo».

Aunque Powell también prevé que a medida que se disponga de más datos, también debería surgir una imagen más clara sobre el alcance de la inflación dentro de la economía.

“La ventana de 12 meses que usamos para calcular la inflación ahora captura el repunte de los precios, pero no la caída inicial, elevando temporalmente la inflación informada”, dijo Powell.

Powell cerró reiterando que si bien tienen “mucho camino por recorrer para alcanzar el máximo empleo”, cree que la economía estadounidense puede llegar allí. “Antes de la pandemia, todos vimos los beneficios extraordinarios que un mercado laboral fuerte puede brindar a nuestra sociedad”, dijo el líder conservador de la Fed.

«A pesar de los desafíos de hoy, la economía está en camino hacia ese mercado laboral, con altos niveles de empleo y participación, ganancias salariales ampliamente compartidas e inflación que se acerca a nuestro objetivo de estabilidad de precios» dijo finalmente Powell.

El seguimiento de las reuniones de la Fed, es muy importante ya que, cuando se implementan nuevas políticas en la economía de Estados Unidos, inmediatamente hay consecuencias en otras economías alrededor del mundo.

DisclaimerLa información aquí presentada no supone compromiso ni recomendación alguna por parte de Territorio Bitcoin. Territorio Bitcoin no participa en las inversiones ni recibe ningún tipo de retribución. Solo ofrecemos información.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.