Apresuran las regulaciones antes del despegue del mercado

0
1160

Desde hace días, los analistas han venido señalando la influencia de China, en la tendencia alcista del mercado de criptomonedas. Esta correlación se debe a que Hong Kong se prepara dar cabida a un mercado de criptoactivos abierto y legal, disponible para millones de inversores.

Sin embargo, en varios países así como algunos organismos multilaterales, también se están preparando para introducir nuevas regulaciones, antes de que una inminente alza del mercado de criptoactivos llegue hacerse realidad, producto de la influencia china.

Y es que a partir de junio de este año, entrará en vigor una nueva regulación que explorará legalizar los “Smart Contracts”, así como también las transacciones programadas y el comercio de criptoactivos en esa ciudad china, de acuerdo a lo explicado por Paul Chan, secretario de Finanzas del gobierno de Hong Kong, según un reporte de Reuters hace unos días atrás.

De acuerdo con Chan, el gobierno de Hong Kong propone permitir que los inversores minoristas intercambien criptomonedas y fondos negociados en los criptoexchanges, con la finalidad de reconstruir en esa ciudad de China su centro fintech y financiero.

La Comisión de Valores y Futuros (SFC, «por sus siglas en inglés») de Hong Kong, el organismo estatutario independiente, establecido en 1989 para regular los mercados de valores y futuros de la ciudad, lanzó el pasado 20 de febrero, una consulta sobre “los requisitos propuestos para los operadores de plataformas de negociación de activos virtuales”.

Según el texto de la propuesta, el nuevo régimen de licencias que entrará en vigencia el 1 de junio de 2023, deberá ser cumplido por todas las plataformas centralizadas (CEX) de comercio de activos virtuales que realicen negocios en Hong Kong o comercialicen activamente criptoactivos para los inversores de esa misma ciudad, las cuales deberán obtener una licencia de la SFC.

Esta noticia de inmediato a generado reacciones positivas en todo el mundo, aunque también cautela, pues el éxito de esta medida dependerá, de hasta donde el gobierno chino flexibilizará su posición anti criptomonedas.

La ciudad de Hong Kong en China, que en 2021, había propuesto limitar el comercio de criptomonedas sólo a los inversores profesionales y debidamente registrados, tuvo que observar cómo su industria fintech se redujo dramáticamente.

Muchas empresas especializadas en el sector cripto, tras criticar esas reglas para el comercio de activos digitales en la ciudad por estar diseñadas para sofocar la innovación, decidieron mudar sus operaciones a otros mercados como Singapur y Dubái, lo que impactó de cierto modo en su economía.

Pero, tras esa noticia, el precio de altcoins relacionadas a China, cómo neo (NEO), filecoin (FIL), vetchain (VET), cocos-bcx (COCOS), polkadot (DOT) e incluso eos (EOS) han registrado aumentos de precio que rondan entre el 10% y hasta el 40%, pero conflux (CFX), asombró a todos con un impresionante 143% en una semana y sobre un 800% en el lapso de un mes. 

Las reacciones a la propuesta de la SFC en Beijing, lugar donde reside la mayor parte de la estructura política del Partido Comunista (PCCh) que gobierna China, parecieran estar de acuerdo con una flexibilización de las estrictas reglas para el comercio de criptoactivos en ese país.

En todo caso, todavía esta propuesta es apenas un proyecto en discusión pública y habrá que esperar los resultados de la misma hasta después del 31 de marzo, pero obviamente, desde ya ha tenido repercusiones en el mercado y todos los inversores están esperando la llegada de junio.

China es una economía bastante grande, que de volver a permitirse el comercio de criptomonedas, de forma legal y estable, podría servir de estímulo para que las personas y empresas en ese país, vuelvan a entrar de lleno en el mercado de criptoactivos para diversificar sus portafolios de inversión.

Debido a que este caudal de capital de inversión que entraría al mercado de criptomonedas nuevamente, podría impulsar los precios y hacer que vuelva una carrera alcista en el mercado que atraería otra vez a millones de inversores en busca del oro cripto, es que se han encendido las alarmas en todo el mundo.

De allí que, tanto las autoridades financieras de algunos países, así como algunos grupos multilaterales, no están dispuestos a permitir que el mercado siga siendo el salvaje oeste cómo hasta ahora, por lo que continuarán impulsando más regulaciones.

Como muestra de ello, la semana pasada, la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed), publicó una nueva declaración recordando a los bancos los riesgos asociados al comercio de criptomonedas y otros criptoactivos.

La declaración conjunta con otras agencias reguladoras bancarias federales de ese país, destacó “los riesgos de liquidez para las organizaciones bancarias asociados con ciertas fuentes de financiación de entidades relacionadas con criptoactivos y algunas prácticas efectivas para gestionar esos riesgos” de acuerdo a lo publicado en la Web de la Fed.

Aunque, “los bancos no tienen prohibido ni se les ha disuadido de proporcionar servicios bancarios a clientes de cualquier clase o tipo específico, según lo permita la ley o la regulación”, la declaración conjunta destaca “los riesgos clave de liquidez y algunas prácticas efectivas para monitorear y administrar adecuadamente esos riesgos”.

No obstante, las autoridades financieras de Estados Unidos, no son las únicas que buscan controlar las criptomonedas y su uso por parte del sistema financiero antes de que China abra su mercado a este sector.

El Fondo Monetario Internacional (FMI), consciente de esta realidad y reconociendo que “la reapertura de China tendrá un impacto positivo en la economía mundial”, también se sumó a la ola de las regulaciones de acuerdo a lo informado durante la reunión del G20 de la semana pasada.

La Junta Ejecutiva del FMI, explicó nuevamente que la creciente adopción cripto, es una amenaza para el sistema monetario y financiero mundial. Pero la novedad, es que ahora anunció que emitirá un nuevo comunicado con regulaciones específicas para el sector.

Según lo explicado en el documento final de la reunión del G20, el FMI, acompañado por la Junta de Estabilidad Financiera (FSB, «por sus siglas en inglés»), junto con el Banco de Pagos Internacionales (BIS), emitirá un informe que integrará las reglas globales que estandarizarían el uso de bitcoin (BTC) y el resto de criptomonedas.

Este documento con las recomendaciones para diseñar un marco regulatorio criptográfico global, que será aplicable dentro de las 20 economías más grandes del mundo, integradas en el G20, resume los resultados de la reunión con los ministros de finanzas y los gobernadores de los bancos centrales.

El FMI, en una de las últimas publicaciones de su blog, enfatiza que “los criptoactivos han sido más una decepción que una revolución para muchos usuarios, y organismos globales como el FMI y la Junta de Estabilidad Financiera instan a una regulación más estricta”.

Más adelante en el mismo texto, el FMI señala que el ecosistema “crypto fue impulsado por un intento de eludir a los intermediarios y a la supervisión pública”, por lo que es más que evidente, que este organismo multilateral, buscará introducir un marco regulatorio más riguroso en términos de supervisión e impuestos.

Advertencia "La inversión en criptoactivos no está regulada, puede no ser adecuada para inversores minoristas y perderse la totalidad del importe invertido"