Advertencias sobre el panorama económico mundial

0
208

Desde que comenzó el 2022, hemos sido testigos de un año bastante duro en lo que respecta a la economía. Tras una pandemia que paralizó más de un año el comercio internacional, llegó una invasión en Europa del Este, que impacta el precio de la energía y los alimentos por igual.

Aunado a este escenario, la subida de tipos realizada por la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed), generó consecuencias más allá de sus fronteras, ya que la mayoría de los bancos centrales en el mundo, replicaron las decisiones de este organismo para la primera economía del mundo.

Debido a ello, las repercusiones no se han hecho esperar, pues los altos precios y el recorte de liquidez son una amenaza que puede golpear la rentabilidad corporativa de las empresas, abriendo camino a una recesión general o un escenario de estanflación.

Y es que actualmente en Estados Unidos, la expansión económica se ha llevado a cabo en forma modesta desde abril hasta el mes de mayo, cómo quedó evidenciado en las cifras del último informe de la Fed.

De allí que para muchos analistas, las presiones en la economía luego de las políticas monetarias del banco central de EEUU, se están comenzando sentir. Como se recordará el organismo busca enfriar la demanda para contener y disminuir la inflación de la primera economía del mundo.

Con la subida de tipos, al encarecer el dinero se frena el consumo y por ende debería bajar sustancialmente la inflación que sigue estando en máximos no vistos en los últimos 40 años, lo que está impactando no sólo la economía de ese país sino también al resto del mundo.

Con la emisión monetaria descontrolada implementada mediante una expansión cuantitativa durante la pandemia, se colocó mucho dinero en los bolsillos de las personas, como un paliativo por el cierre de ciudades y empresas, aumentando el consumo y trayendo consigo la temida inflación.

Ante el descontrol inflacionario, la Fed aprobó en lo que va de año dos subidas consecutivas de los tipos de interés, que ahora se sitúan entre el 0,75% y el 1%. A pesar de ello, la Fed aún tiene previsto nuevos aumentos en sus próximas dos reuniones en este mes de junio y el venidero julio.

El propio presidente de la Fed, Jerome Powell, ha manifestado que continuarán aumentando las tasas, hasta que la inflación que supera en más de tres veces el objetivo del 2%, baje de una manera “clara y convincente”, sin determinar cuánto tiempo llevará este proceso.

No obstante, ahora que la economía resiente el peso de las medidas de la Fed, muchos analistas han salido a señalar que se avecina una tormenta que impactará a todos los ámbitos e incluso se extenderá al ya golpeado mercado de criptomonedas.

En ese sentido, el CEO del JP Morgan Chase, el mayor banco de EEUU, Jamie Dimon, señaló que los inversores deben estar preparados para “un huracán” que se avecina por la presión que supone la política monetaria más restrictiva de su país y las consecuencias de la guerra en Ucrania.

Durante una conferencia para inversores organizada por Alliance Bernstein Holdings, el propio Dimon advirtió: «Este huracán ya está aquí ahora y viene hacia nosotros (…) No sabemos si es uno leve o la gran tormenta Sandy, así que mejor vayan preparándose”.

Nunca habíamos tenido esto, así que estamos viendo algo sobre lo que se podrían estar escribiendo libros de historia durante 50 años”, indicó Dimon, señalando cómo sus principales preocupaciones en este año, la inflación y la fórmula que emplea la Fed para detenerla y hacerla retroceder.

El alto ejecutivo, no criticó las políticas monetarias de la Fed, sólo aclaró: “todos creemos que la Fed puede manejar la situación”, pero eso no impide que se aprecien “nubes tormentosas” en el horizonte. Además, recalcó que todavía “hay demasiada liquidez en el sistema”.

De acuerdo con Dimon, la tarea de la Fed, así como de los bancos centrales en general, es reducir ese exceso de liquidez del sistema monetario global para detener de esta manera, la especulación financiera.

En cuanto al tema de la guerra en Ucrania por la invasión rusa, el ejecutivo del JP Morgan Chase, fue algo más pesimista al señalar que el precio del barril de petróleo subirá hasta los 150 o 175 dólares, desde los 120 dólares en que se encuentra actualmente.

Además Dimon agregó: “No estamos -en EEUU- aplicando las acciones correctas para proteger a Europa de lo que pasará con el petróleo a corto plazo”. Aunque en todo caso, más allá del sombrío panorama, Dimon todavía observa que existen algunas señales de optimismo.

Para el CEO del JP Morgan, la fuerza y confianza de los consumidores, los salarios en alza y la gran oferta de empleos disponibles son señales más que claras de que hay esperanza de que el 2022, pueda culminar con mejores perspectivas de las proyectadas.

Sus palabras durante la conferencia organizada por Alliance Bernstein Holdings, impactaron negativamente el precio de las acciones del JP Morgan Chase en la bolsa, que tras finalizar su vaticinio para la economía, cayeron 2,32% después de las 12:35pm hora de NY.

Este augurio sombrío fue secundado por John Waldron, presidente y COO del banco de inversión Goldman Sachs, que advirtió tajantemente en la misma conferencia para inversionistas: “Vienen tiempos económicos más difíciles”.

Waldron explicó que la alta inflación, la política monetaria, y la guerra en Ucrania, representan una combinación de factores sin precedentes que tendrán consecuencias más allá de lo esperado en la economía global.

Según el alto ejecutivo de Goldman Sachs: “Este es uno de los entornos más dinámicos y complejos que he visto en mi carrera, si es que no es el más complicado (…) No hay duda de que estamos viendo un entorno de mercados de capitales más difícil”.

Es de notar que dos importantes ejecutivos de entidades financieras, están advirtiendo sobre el delicado momento que está pasando la economía global, en medio de la recuperación tras los cierres de la pandemia, la reorganización de las cadenas de distribución y la mano de obra escasa.

Ahora, la crisis de la Guerra en Ucrania y los nuevos cierres en China por brotes de COVID-19, se sumaron a este peligroso coctel para prácticamente ralentizar la oferta y generar un desequilibrio aún mayor en medio de esta reactivación de la demanda mundial y las medidas de contención de la inflación global.

Advertencia "La inversión en criptoactivos no está regulada, puede no ser adecuada para inversores minoristas y perderse la totalidad del importe invertido"

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.