Esta semana, durante una entrevista con el canal CNBC, el CEO de Ripple, Brad Garlinghouse, confirmó que la compañía blockchain que ofrece servicios de tecnología financiera a bancos y empresas, valorada en más de $10 mil millones está considerando reubicar su sede en el extranjero debido a la frustración con el entorno regulatorio de en los Estados Unidos.

Chris Larsen, cofundador y presidente ejecutivo de Ripple, fue el primero que despertó las alarmas cuando a principios de mes en una entrevista con la revista Fortune, señaló por primera vez el deseo de la compañía de trasladar su sede global fuera de los Estados Unidos.

Ripple, que es más conocida por la criptomoneda XRP, está pensando abandonar San Francisco, California, donde tiene actualmente su sede, para buscar un país con regulaciones más afines con el objetivo de la empresa.

Garlinghouse señaló que por la falta de claridad regulatoria Ripple debe abandonar los Estados Unidos, por lo que ahora se barajan varias opciones para migrar su sede, entre las cuales están Reino Unido, Singapur, Japón, Suiza y los Emiratos Árabes Unidos.

Sin embargo, hasta ahora la que les parece más atractiva Reino Unido, ya que según el CEO de Ripple, la Autoridad de Conducta Financiera (FCA) de este país, no considera que el activo digital XRP sea un valor, y por ende y se puede utilizar como moneda.

En sus propias palabras: “Lo que se ve en el Reino Unido es una taxonomía clara, y la FCA del Reino Unido asumió un papel de liderazgo en la caracterización de cómo deberíamos pensar sobre estos diferentes activos y sus casos de uso. El resultado de eso fue la claridad de que XRP no es un valor y se usa como moneda. Con esa claridad, sería ventajoso para Ripple operar en el Reino Unido”.

El propio Garlinghouse, confirmó que visitó Londres el mes pasado, para cerciorarse directamente que el organismo de control de los mercados del Reino Unido, la FCA, no considera que XRP sea un valor, que es la clave de su disputa con las autoridades estadounidenses.

Todos en la industria saben que Garlinghouse ha tenido una postura muy crítica hacia los organismos regulatorios y las leyes financieras en los Estados Unidos, las cuales no poseen todavía una visión amigable hacia estos tipos de criptoactivos.

Además, Garlinghouse ha venido señalando que esta posición de los organismos regulatorios, hace que su país y sus otras empresas de tecnología blockchain estadounidenses pierdan terreno ante China poniéndose en una posición de desventaja al no tener una regulación más abierta hacia las criptomonedas y la industria blockchain.

No obstante, más allá de las ventajas que ofrece Reino Unido, Garlinghouse también señaló que tanto Suiza, Singapur, Japón y los Emiratos Árabes Unidos también estaban siendo estudiados porque de igual forma le ofrecen ventajas para el posible traslado de Ripple al extranjero.

Garlinghouse, también fue tajante al señalar que “Estados Unidos no está sincronizado con otros mercados del G20 y cómo algunos de ellos piensan sobre estas regulaciones”, por lo que es probable que pronto se pueda ver el movimiento de Ripple a otro país con ventajas legales.

Actualmente, Ripple está en medio de una batalla legal con algunos inversores de criptomonedas que acusan a la empresa de vender valores no registrados y hacer declaraciones engañosas sobre XRP.

Obviamente, Ripple con sus abogados, está disputando estas acusaciones, rechazando la sugerencia de que XRP califica como una garantía. Aunque su desenlace no parece ser el mejor, ya que la propia Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos, sostiene que ni Bitcoin y Ethereum son valores que deban regularse de la misma manera que las acciones y los bonos.

Esta posición institucional de la comisión, hace que XRP se vea envuelto en incertidumbre, ya que al no ser denominado como un “security” haría que XRP se tenga que someter a otro tipo de reglas financieras más estrictas, y eso podría tener un gran impacto en Ripple, como empresa.

De hecho el punto débil de Ripple, es que aunque afirma ser independiente de la criptomoneda XRP, la empresa posee 55 mil millones del total de 100 mil millones de tokens que existen, y reporta ingresos trimestrales de la venta de algunas de sus participaciones de XRP.

Aunque hay muchos detractores de XRP y la empresa Ripple, por tomar una idea libre y hacerla corporativa, buscando empujar su adopción dentro del sistema financiero como alternativa al sistema de Swift, no cabe duda que esta criptomoneda ayudó a introducir el blockchain en la banca a nivel mundial.

XRP, no sólo es la cuarta criptomoneda más grande del mundo por valor de mercado, según datos de CoinMarketCap, sino que también fue primer criptoactivo usado por la banca tradicional a nivel global para realizar pruebas de pagos transfronterizos de forma segura, rápida y económica.

Aunque ciertamente, la banca no se apuró por adoptar a XRP como principal moneda del sistema de pagos transfronterizos, ya que prefirieron utilizar una solución de mensajería interbancaria desarrollada por Ripple, que está basada en blockchain, pero es multimoneda.

De acuerdo con el propio Garlinghouse, esto se debe a que existe incertidumbre sobre el estado legal de XRP en los Estados Unidos, gracias a la falta de claridad sobre las regulaciones en ese país.

Artículo cortesía de:

Blockctrendy, Últimas Noticias e Historias Destacadas, Últimas noticias mundiales, Historias virales, Tecnología, Blockchain y más!

DisclaimerLa información aquí presentada no supone compromiso ni recomendación alguna por parte de Territorio Bitcoin. Territorio Bitcoin no participa en las inversiones ni recibe ningún tipo de retribución. Solo ofrecemos información.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.