Luego de que entrara en vigencia el Bitcoin como moneda de curso legal en el Salvador el pasado 7 de septiembre, la oposición aumentó con una ola de protestas en el país contra la medida.

El movimiento ha despertado sospechas e incertidumbre sobre cómo se aplicará la nueva ley. 

Desde el arresto de personas que critican al gobierno salvadoreño por esta nueva ley, hasta la ola de ciudadanos en todo el país que protestan por el estatus legal de Bitcoin, la primera criptomoneda enfrenta algunos vientos en contra.

La primera ola de resistencia ocurrió a mediados de julio cuando un grupo de manifestantes de la organización política de oposición bajo el nombre de «Bloque de Resistencia y Rebeldía Popular», marcharon hacia el Congreso de el Salvador con un comunicado en rechazo al Proyecto de Ley, exigiendo su derogación.

«El presidente Nayib Bukele aprobó la ley que convierte a la criptomoneda en moneda de curso legal en el país sin consultar debidamente al pueblo», dijo un activista en aquella oportunidad.

El grupo de protesta destacó complejidades como la volatilidad de Bitcoin, pero su principal objeción es que argumentaron que «la ley sirve principalmente a las grandes empresas vinculadas al presunto lavado de dinero en beneficio de funcionarios corruptos».

«Bitcoin sólo sirve a algunos grandes empresarios, especialmente los vinculados al gobierno, para blanquear dinero mal habido», dijo un manifestante.

El comunicado de los manifestantes decía que «los empresarios que pongan su capital en Bitcoin no pagarán impuestos por sus ganancias y el gobierno gastaría millones en impuestos para ejecutar toda la campaña»

Jubilados también protestan

Los jubilados de El Salvador también salieron a la calle para protestar, preocupados por el uso de la volátil criptomoneda por parte del gobierno para pagar sus pensiones.

Un manifestante de la multitud, que incluía veteranos, pensionistas por invalidez, trabajadores y jubilados, dijo: «Sabemos que esta moneda fluctúa drásticamente. Su valor cambia de un segundo a otro, y no tendremos ningún control sobre ella» mientras hablaba con los periodistas.

A pesar de que el presidente de El Salvador Bukele ha prometido que el uso de Bitcoin en el país será opcional y que los salarios y las pensiones se seguirán pagando en dólares estadounidenses, los manifestantes siguen destacando la falta de conocimiento de esta tecnología.

Los ciudadanos también se han quejado de que ha habido muy pocas explicaciones por parte de los funcionarios sobre los pros y los contras de Bitcoin.

«No conocemos la moneda. No sabemos de dónde viene. No sabemos si nos va a reportar ganancias o pérdidas. No sabemos nada», añadió un salvadoreño.

Detienen a protestante

El último de los acontecimientos en torno a la aprobación de esta ley, fue la detención de Mario Gómez un experto en informática y criptografía y crítico del gobierno, que según varios medios de comunicación locales de El Salvador, fue detenido por la policía local y retenido durante unas horas antes de ser liberado.

Gómez es conocido por publicar regularmente en las redes sociales su oposición a la iniciativa del gobierno de convertir a Bitcoin en moneda de curso legal. 

Observadores como Steve Hanke, un economista de la Universidad Johns Hopkins, criticaron la detención de Gómez como una «táctica policial autoritaria en acción».

Héctor Silva, consejero de la alcaldía de San Salvador, dijo que «el arresto de Mario retrata la fragilidad del gobierno en cuanto a la implementación de la Ley Bitcoin, pero confirma algo aún más peligroso».

«Están dispuestos a manipular cualquier institución que sea necesaria para apartar las voces críticas», añadió Silva. 

Aunque la policía emitió un comunicado en el que decía que Gómez había sido detenido en el marco de una investigación por fraude financiero, los informes periodísticos mostraron que fue arrestado sin orden judicial y que se intentó apoderarse de su teléfono y su ordenador.

Encuestas revelan que existe un alto índice de detractores con respecto a la Ley Bitcoin

Una encuesta realizada por Disruptiva, una encuestadora afiliada a la Universidad Francisco Gavidia, realizó un estudio con 1.233 salvadoreños y reveló que el 54% de los salvadoreños veían la adopción de Bitcoin como «nada correcta», mientras que otro 24% la describió como «sólo un poco correcta»

Otra encuesta reciente realizada por la Universidad Centroamericana José Siméon Cañas de El Salvador muestra que hasta dos tercios de los encuestados se inclinan por la derogación de la ley, y más del 70% prefiere el dólar estadounidense a Bitcoin.

Instituciones internacionales como el Fondo Monetario Internacional también han advertido sobre los problemas macroeconómicos, financieros y legales que podría acarrear la adopción de Bitcoin en El Salvador.

DisclaimerLa información aquí presentada no supone compromiso ni recomendación alguna por parte de Territorio Bitcoin. Territorio Bitcoin no participa en las inversiones ni recibe ningún tipo de retribución. Solo ofrecemos información.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.