Hacia diciembre del 2017, muchos bitcoiners y traders de criptomonedas se frotaban las manos, por un importante anuncio, la conocida plataforma de comunicaciones cifradas Telegram.

El más fuerte competidor de WhatsApp, lanzaría su propia Initial Public Offering (ICO), «Oferta Inicial de Moneda», en español, que operaría en una nueva plataforma se denominaría Telegram Open Network o The Open Network (TON) y se suponía que estaría basada en una versión mejorada de la tecnología Blockchain.

TON es una Blockchain o cadena de bloques de tercera generación con capacidades superiores, que fue desarrollado por Telegram después de que Bitcoin y Ethereum allanaron el camino de esta tecnología.

Básicamente, la nueva criptomoneda de TON, podría ser utilizada para enviar valor a través de forma nativa a través de la aplicación de mensajería de Telegram, de acuerdo a lo que Pavel Durov, el cerebro que dirige esta empresa había soñado.

Esta historia que generó una enorme expectativa, sólo comenzaba bien en el papel, porque la realidad sería otra. En febrero del 2018, la propia Telegram, actuando formalmente para crear el TON, presentaba lo que se conoce como una presentación de «Formulario D», el cual se emplea cuando una empresa vende un valor en el mercado, sin cumplir con el requisito obligatorio de registrarlo en la U.S. Securities and Exchange Commission (SEC), «Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos» en español.

Para ello, la empresa que emitirá el valor, puede utilizar una de las dos exenciones, a las que se puede acoger de acuerdo a las leyes estadounidenses

La primera de estas exenciones es la 506 (b), la cual evita que la compañía generalmente anuncie el valor, exigiendo sólo que exigiendo que el valor solo se venda a inversores acreditados y hasta total de 35 inversores no acreditados que la SEC considere como «sofisticados»: Exigiendo que cada comprador que no sea un inversor acreditado, ya sea solo a título personal o a través de representante(s), demuestre que posee tal conocimiento y experiencia en asuntos financieros y comerciales que es capaz de evaluar los méritos y riesgos de la posible inversión.

O puede utilizar la segunda exención, la 506 (c), que es todavía más sencilla: la cual exige que el valor califique como exención solo si se vende exclusivamente a inversores acreditados, con la condición que la compañía se le permita anunciar y solicitar la oferta de valor.

La empresa Telegram, para evitar declarar a la SEC, se acogió en su Formulario D a la exención 506 (c), por lo que los tokens GRM de Telegram se habrían vendido inicialmente solo a inversores acreditados en la oferta inicial de tokens, aunque éstos tenían abierta la posibilidad de revenderlos a quien ellos quisieran y allí comenzaron los verdaderos inconvenientes para Telegram.

La SEC evaluó esta emisión de tokens, y consideró finalmente que Telegram al permitir la reventa de Tokens Grams al mercado abierto, se violaba flagrantemente la exención que se estableció en la Regla 506 (c), en la que solo los inversores acreditados pueden invertir en el valor.

En tal sentido, la SEC, señaló:

“Una vez que Telegram entregue los Grams a los compradores iniciales, podrán revender miles de millones de Grams en el mercado abierto al público inversor. Telegram y/o sus afiliados facilitarán estas ventas en plataformas de comercio de activos digitales»

Una vez que ocurran estas reventas, Telegram habrá completado su oferta no registrada con miles de millones de Grams en múltiples plataformas para un grupo disperso de inversores», lo cual generó que el ojo de la SEC se colocara sobre la empresa y sus movimientos financieros y que también presentara en tribunales dentro de los Estados Unidos una «orden judicial preliminar»

Todo esto para evitar que los inversores iniciales pudieran adquirir Grams.

Según, los portavoces de la SEC en ese momento, esta acción preventiva se realizó ya que era la única manera de evitar que los tokens Grams lleguen a inversores no acreditados, en lugar de esperar a que Telegram con su emisión viole la exención antes señalada, ya que revertir la reventa de tokens, sería virtualmente imposible recuperar.

Adicionalmente, la SEC, en ese momento actuando junto con otras agencias reguladoras de los mercados dentro de los Estados Unidos, la Commodity Futures Trading Commission (CFTC), «Comisión de Comercio de Futuros de Materias Primas» en español, y la Financial Crimes Enforcement Network (FinCEN), «Red de Cumplimiento de Crímenes Financieros», en español, emitieron una advertencia a los titulares de criptoactivos dentro de ese país, contra las violaciones de la Bank Secrecy Act, «Ley de Secreto Bancario», en español, especialmente sobre el uso de los criptoactivos en el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo, haciendo que la actividad de invertir en criptomonedas dentro de los Estados Unidos, fuese visto como una actividad de alto riesgo.

Dado que Telegram que en su momento comenzó una larga, tediosa e infructífera batalla legal contra la SEC y sus continuos esfuerzos para bloquear el lanzamiento de TON y la emisión de Gram, recibió una sentencia que bloqueó su ICO, debido a que el Tribunal rechazó la caracterización de Telegram sobre el token Gram.

Según su argumento, este se convertiría en un producto básico una vez actualizado y, por lo tanto, quedaba fuera del ámbito de la SEC. Igualmente, el Tribunal, aceptó el argumento de la SEC, al señalar que la entrega de Grams a los compradores iniciales, con la posibilidad de revenderlos, supondría que éstos compradores iniciales los revenderían en el mercado público, lo cual representaría en si mismo, un riesgo casi seguro de un daño futuro a terceros, por la realización de una distribución pública de valor sin garantía y sin una declaración de registro.

Telegram, a partir de tantos fallos adversos, decidió no participar del lanzamiento de la red TON y sus Tokens, para permitir que esto se haga de forma totalmente independientemente, evitando así caer en la prohibición de la SEC y las autoridades financieras de los Estados Unidos que según Durov, las decisiones rompen la soberanía de las jurisdicciones globales de cada país al prohibir el ICO de su empresa.

En virtud de ello, Telegram al final de tanto debate, decidió que liberaría la tecnología de la red Blockchain desarrollada para TON a través de TON Labs, una compañía global con un equipo descentralizado de más de 60 desarrolladores, ingenieros y profesionales de alto nivel de todo el mundo, fundada en mayo de 2018, para centrarse exclusivamente en el desarrollo de infraestructura central y un ecosistema de código abierto para TON, haciéndola libre.

De hecho, TON Labs liberó los principales componentes de TON OS en GitHub, el cual está diseñado para actuar como un sistema operativo para el Blockchain de TON y se espera que esté disponible como software gratuito para los principales dispositivos como iPhone y Android.

No obstante, la Comunidad de Free TON, conformada por un grupo independiente de desarrolladores de software, validadores y usuarios ha lanzado lo que denominan el Free TON Blockchain junto con tokens «TON» gratuitos para distribuir a los usuarios que los deseen.

Ahora la Comunidad Free TON y su tecnología Blockchain serán posicionadas como una «blockchain demostrablemente descentralizada», la cual será mantenida y validada por una red de miembros independientes y no jerárquicos que trabajan bajo los principios de la Declaración de Descentralización (DOD). El DOD es el documento principal que rige a través de unas reglas las operaciones de la Comunidad Free TON, que está disponible en su web

Pero esto no todo quedó resuelto con este movimiento de Telegram, ya que aunque cualquier persona en el mundo, puede formar parte de la Comunidad Free TON, simplemente firmando el DOD, lo cierto es que tanto las personas como las organizaciones situadas o con domicilio dentro de los Estados Unidos, no pueden unirse a la red en una primera etapa, ya que para evitar disputas legales a futuro, aunque más adelante, en la misma medida que la red Free TON, crezca de forma descentralizada las barreras legales que impiden a los ciudadanos de ese país participar serán eliminadas de forma orgánica, derivando en la consecuencia inexorable que ninguna autoridad centralizada esté en la posición de siquiera intentar responder preguntas sobre quién puede unirse o no, de acuerdo con los desarrolladores de la Comunidad Free TON.

Telegram al no participar ya en TON ni constituir con ella su ICO, decidió retirar su apelación contra una orden judicial del tribunal federal de los Estados Unidos que falló en su contra, congelando la emisión y distribución de tokens Gram, dejando así sobreentendido que el caso que tenía la SEC contra la empresa de Durov ha llegado a su fin.

Todavía no queda claro, si la SEC y el resto de agencias federales de los Estados Unidos, sólo buscaban prohibir la emisión de Gram por parte de Telegram o si en realidad buscaba una excusa para actuar contra todo el sistema de criptomonedas y las ICO de una manera más amplia a nivel global, lo que si es cierto es que la historia de TON apenas comienza.

DisclaimerLa información aquí presentada no supone compromiso ni recomendación alguna por parte de Territorio Bitcoin. Territorio Bitcoin no participa en las inversiones ni recibe ningún tipo de retribución. Solo ofrecemos información.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.