Lanzará un plan para la recuperación de la economía mediterránea post COVID-19

Su eje central será un programa de apoyo a las empresas y pymes de los sectores más afectados, tales como el turismo (primera industria regional)

Las economías verde, azul y digital serán determinantes

La Asociación de Cámaras de Comercio e Industria del Mediterráneo (ASCAME) celebró ayer su comité de gobierno virtual, centrado en analizar la situación de la región y las economías de los países mediterráneos tras la pandemia del COVID-19.

En él se concluyó empezar a diseñar un plan para reactivar la economía regional, ayudar a sus sectores y empresas más afectados, y repensar el modelo para el crecimiento y la sostenibilidad de la zona.

Tras los discursos oficiales de bienvenida del Presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona, Joan Canadell, y del Presidente de ASCAME, Ahmed M. El Wakil, diversos Presidentes de Cámaras de Comercio de la región mediterránea que participaban en la reunión expusieron la situación en la que se encuentran la economía y el tejido empresarial de sus respectivos países, tales como España, Italia, Egipto, Marruecos, Líbano o Argelia, entre otros. Hicieron hincapié en que esta crisis nos recuerda la importancia de la colectividad, la proximidad, la interdependencia y el proyecto mediterráneo de integración y solidaridad, como apuesta por un programa con una visión a largo plazo.

ASCAME considera urgente mitigar el impacto de la crisis, garantizar la recuperación del turismo y permitir que el sector desempeñe un papel de liderazgo en la recuperación general.

Por ello es necesario impulsar medidas de estímulo y proporcionar incentivos financieros para la inversión, la explotación turística y la mejor preparación para el futuro.

Apoyar a las pymes y proteger a los grupos más vulnerables resulta esencial, así como también revisar impuestos que afecten el transporte y el turismo, incluir el turismo entre los mecanismos de emergencia económica a nivel nacional, regional, restablecer la confianza y estimular la demanda.

La Asociación aboga por impulsar de forma urgente iniciativas para hacer que los flujos comerciales sean más sólidos. La construcción de plataformas digitales será crucial para adaptarnos a largo plazo a este nuevo tipo de crisis. La revisión de los procesos logísticos, su incorporación a la revolución digital, y el uso de big data para gestionar eficientemente flujos logísticos, serán también estratégicos.

El Comité de ASCAME también apoyará la cooperación entre empresas de la región en sectores como la agricultura, el médico, el farmacéutico o el logístico.

Apostará en su plan por las tres revoluciones: la verde (con las energías renovables y circulares como prioridad), la azul (en especial la economía del mar) y, sobre todo, una nueva agenda digital y de innovación. Estas serán las palancas para la creación de valor porque transforman la manera de hacer negocios y tienen un efecto multiplicador tanto en el crecimiento empresarial como nacional.

La I+D+I es el motor para construir y consolidar una economía del conocimiento e implantar una cultura de creatividad. La transición a la cuarta revolución industrial, combinada con una crisis de gobernabilidad, hace imprescindible reconsiderar a fondo el capital humano y adaptar la educación al mercado laboral para lograr prosperidad y estabilidad en la región mediterránea.

Con este objetivo, ASCAME lanzará un programa a principios de julio para la recuperación de los sectores mediterráneos más perjudicados, como el turismo y transporte, que apoye además a los más tradicionales, como el agrícola, el textil o el industrial. En él se ofrecerá a la región mediterránea como destino para reubicar o relocalizar empresas europeas que quieran trasladarse desde Asia y apostar por un nuevo modelo digital, verde y azul.

Tenemos que repensar el futuro. El COVID-19 ha acelerado la necesidad de consolidar nuestros sectores económicos tradicionales y de impulsar otros nuevos.

Este será el único camino para la supervivencia y el desarrollo, el combustible para el progreso constante y el modelo para el ascenso de empresas, países y de la región Mediterránea en su conjunto.

La obtención de financiación es uno de los puntos más determinantes para salir airosos de esta situación. Tal y como ha afirmado Anwar Zibaoui, Coordinador General de ASCAME,

“Centenares de miles de pymes podrían quebrar, o están a punto de hacerlo, debido a esta nueva crisis. Ciertamente estamos viviendo uno de los períodos más difíciles en la historia de las pymes. Los empresarios tienen dificultades para resistir el choque y acceder a financiación en condiciones razonables para sus operativas o su expansión”.

ASCAME aboga por el trabajo conjunto y la colaboración público-privada, animando a los gobiernos de la región a que promuevan medidas apropiadas y urgentes para apoyar al sector privado y a trabajar codo con codo para rescatar la economía y situar a la región Mediterránea como la gran plataforma económica, empresarial y logística mundial.

DisclaimerLa información aquí presentada no supone compromiso ni recomendación alguna por parte de Territorio Bitcoin. Territorio Bitcoin no participa en las inversiones ni recibe ningún tipo de retribución. Solo ofrecemos información.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.