La situación de confinamiento provocada por el coronavirus ha precipitado la adopción del trabajo remoto de una manera que, de lo contrario, habría tardado tal vez años.

Ya teníamos la tecnología hace mucho tiempo, pero muchas personas todavía eran reacias, aferradas a las formas tradicionales de hacer las cosas.

Durante muchos años, todos los días laborables miles de personas han llenado las carreteras y los trenes en las horas punta, de camino a sus oficinas, muchos de ellos solo para sentarse frente a un ordenador y trabajar todo el día hasta que regresan a casa, generando atascos y contaminación innecesarios, y perdiendo preciosas horas de su tiempo.

Ahora, muchos trabajadores, y lo más importante, muchos de sus jefes, se están dando cuenta de que pueden hacer lo mismo desde sus casas e incluso ser más productivos.

¿Podría ser esto un empujón hacia una mayor distribución del mercado de trabajo?, donde cada vez más empresas buscarían candidatos para un puesto de trabajo a nivel global, y no solo en una ubicación determinada

Si la descentralización se instala en el mercado de trabajo, y por tanto en el día a día de miles de personas, y llega a ser habitual que un equipo de trabajo tenga a sus componentes distribuídos por distintos lugares del mundo, en lugar de reunirse en una oficina, estaremos abriendo nuestra mente a un mundo que ya existe, pero aún está sus inicios, donde las jerarquías y los horarios ya no son tan importantes, frente al valor que aporta el trabajo de cada miembro del equipo.

Probablemente el trabajo remoto y descentralizado cambiará totalmente el mercado laboral y cualquier candidato adecuado para un puesto podrá competir por él, sin importar dónde se encuentre físicamente, en San Francisco o en un pueblo de las montañas de Asturias. Sin duda eso tendrá repercusiones también en el mercado inmobiliario, y quizá veamos una vuelta a las zonas rurales de profesionales cualificados, buscando mejor calidad de vida y precios que en las grandes ciudades.

Tenemos aplicaciones descentralizadas basadas en blockchain (Dapp), finanzas descentralizadas (Defi)… Pero quizá la mayor revolución que se avecina sea descentralizarnos y distribuírnos nosotros mismos.

Artículo cortesía de:

Alberto Huerta, Master en Dirección de Marketing y Gestión Comercial. Business Manager en empresas de tecnología médica. Inversor en bolsa y criptomonedas.

DisclaimerLa información aquí presentada no supone compromiso ni recomendación alguna por parte de Territorio Bitcoin. Territorio Bitcoin no participa en las inversiones ni recibe ningún tipo de retribución. Solo ofrecemos información.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.