Finalmente, la Organisation for Economic Co-operation and Development (OECD) anunció que se logró un gran avance en las tasas de impuestos corporativos, después de años de desacuerdo.

Unos 136 países acordaron garantizar que las grandes empresas paguen una tasa mínima del 15%.

El acuerdo se alcanzó durante la celebración del Meeting of the OECD Council at Ministerial Level (MCM) del 2021, donde la premisa principal del evento estaba basada en reconstruir las economías y sociedades después de la crisis de la pandemia del coronavirus.

Pero también, que los países aborden la crisis climática, gestionen el impacto disruptivo de las tecnologías críticas y emergentes, para lo que la OECD es la plataforma para enfrentar estos desafíos globales de forma cooperativa y coordinada.

Este acuerdo permitirá que las grandes corporaciones eviten pagar impuestos, de acuerdo a lo informado por la OECD.

Esta decisión favorecerá las economías más pequeñas, como la República de Irlanda, que atrajeron grandes empresas internacionales, con una tasa impositiva baja.

“El acuerdo histórico, acordado por 136 países y jurisdicciones que representan más del 90% del PIB mundial, también reasignará más de USD 125 mil millones de ganancias de alrededor de 100 de las empresas multinacionales más grandes y rentables del mundo a países de todo el mundo, asegurando que estas empresas paguen una parte justa de impuestos dondequiera que operen y generen ganancias”, dijo la OCDE en un comunicado.

Aunque, la OCDE dijo que unos cuatro países, Kenia, Nigeria, Pakistán y Sri Lanka, no se habían sumado al acuerdo. El resto se unió después de que se hicieron algunos cambios en el texto original.

Estos cambios, están relacionados con que la tasa del 15% no se incrementará en una fecha posterior y que las pequeñas empresas no se verán afectadas. Luego del cambio, Irlanda, opositor al aumento de las tasas de impuestos corporativos, decidió participar en el acuerdo.

Por su parte, Hungría, otro país escéptico a largo plazo sobre un acuerdo fiscal global, también cambió de opinión después de recibir garantías de que habrá un período de implementación prolongado.

La “Declaración sobre una solución de dos pilares para abordar los desafíos fiscales derivados de la digitalización de la economía”, es el inicio, pues ahora los países tienen que resolver algunos detalles destacados para que el nuevo acuerdo esté listo antes de su entrada en vigor.

Aunque hoy se alcanzó este acuerdo, una vez que se hayan resuelto los detalles, los países esperan firmar una convención multilateral en 2022, para comenzar su aplicación a partir de 2023, por lo que ahora las grandes empresas globales como las Big Tech, comenzarán a pagar impuestos por jurisdicción.

Igualmente, la OECD señaló que la tasa mínima haría que los países recaudaran alrededor de $150 mil millones en nuevos ingresos anualmente, mientras que los derechos de impuestos sobre más de $125 mil millones de ganancias se trasladarían a países donde las grandes multinacionales obtienen sus ingresos.

Por su parte, la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, dijo en un comunicado: Este acuerdo es “un logro único en una generación para la diplomacia económica” y aplaudió a las muchas naciones que “decidieron poner fin a la carrera a la baja en materia de impuestos corporativos”.

Además la secretaria Yellen, expresó su esperanza de que el Congreso utilice el proceso de reconciliación para poner rápidamente en práctica el acuerdo en los Estados Unidos.

“La formulación de políticas tributarias internacionales es un tema complejo, pero el lenguaje arcano del acuerdo de hoy oculta lo simple y amplio que es lo que está en juego: cuando se promulgue este acuerdo, los estadounidenses encontrarán en la economía global un lugar mucho más fácil para conseguir un trabajo, ganarse la vida, o escalar un negocio”, dijo la secretaria Yellen en su declaración.

En todo caso, este acuerdo global, marca un cambio en la política fiscal porque no solo impone una tasa impositiva corporativa mínima, sino que también obliga a las grandes empresas mundiales a pagar impuestos donde operan, no solo donde tienen su sede legal.

Todavía falta encontrar la fórmula exacta para calcular cuánto adeudarán las empresas en las distintas jurisdicciones donde lleven a cabo sus operaciones. Este acuerdo llegó justo cuando los gobiernos están buscando fuentes de financiación para hacer frente a la crisis de la pandemia.

Obviamente, los hoyos fiscales que dejó la pandemia de coronavirus en las finanzas públicas de todos los países, ha obligado a los líderes mundiales a negociar para encontrar un marco regulatorio que permita imponer tasas impositivas a las empresas digitales globales más justas.

Al cierre del evento de la OECD, el secretario general de ese organismo, Mathias Cormann y el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony J. Blinken, ofrecieron una conferencia para explicar los alcances del acuerdo logrado por los 136 países, destacando sobre todo el acuerdo alcanzado con las tasas impositivas que deberán pagar las empresas digitales globales.

DisclaimerLa información aquí presentada no supone compromiso ni recomendación alguna por parte de Territorio Bitcoin. Territorio Bitcoin no participa en las inversiones ni recibe ningún tipo de retribución. Solo ofrecemos información.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.