Los caminos del Bitcoin

Los caminos del Bitcoin

 

Cuando Satoshi Nakamoto en el 2009 nos regaló el maravilloso protocolo de transferencia de valor que es Bitcoin, hizo público su código fuente para que todos pudieran conocerlo, entenderlo y por supuesto mejorarlo. Cuando los entusiastas y primeros fans del Bitcoin le comenzaron a destripar las entrañas, era claro que pronto nacería un ecosistema de criptomonedas con variantes tanto al código como al concepto original de lo que debía ser el dinero digital o lo que hoy conocemos como el Internet del dinero.

Fue así como comenzó la revolución financiera global, que después de la crisis de los bancos del 2008, las personas comunes rechazaban la idea de continuar alimentando un sistema que no cumplía con las buenas prácticas de inversión y a cambio de quiebras, pérdida de dinero sin retorno. A partir del lanzamiento del Bitcoin en el 2009, el crecimiento en su adopción ha sido vertiginoso y las diferentes opciones en criptomonedas también ha crecido aceleradamente, cada una con sus propios fundamentos, características y mejoras al original, que enriquecen la oferta del ecosistema, pero jamás sustituirán a la cadena original.

Desde el 2009, mucha agua a corrido bajo el puente y por supuesto muchas de las criptomonedas que han sido lanzadas algunas con mayor éxito que otras, pero todas tienen en común, o el código de Bitcoin o sus fundamentos básicos de transferencia de valor y la tecnología Blockchain. De hecho, una de las premisas esbozadas por Nakamoto en sus emails, es que Bitcoin había sido creado con un propósito fundamental de prevenir la monopolización de la moneda por parte de algún ente o grupo, a fin de que sus decisiones no puedan ser centralizadas y al final la mayoría se imponga sobre el camino correcto que debería tomar la criptomoneda en un futuro y un Fork es un mecanismo, especial de resolución de disputas que permitirá acceder a esa la decisión de la mayoría.

 

 

Basta con ver Litecoin, Dogecoin, Dash, Ripple, Monero, BytecoinZcash, que nacieron como protocolos alternos de transferencias de valor, con características más o menos diferentes con respecto a Bitcoin, pero también los proyectos más avanzados que llevan el concepto a evolucionar a otro nivel como es el caso de Ethereum, WaveNEO, IOTA, Universa y otros más, los cuales poseen muchas mejoras al concepto original, portando su uso a diversas ramas tecnológicas, pero al final siguen siendo tecnologías que fueron creadas a partir de la obra de Nakamoto.

Sin embargo, cuando las bifurcaciones son propias de la cadena original, siempre serán cuando menos polémicas, pues tratan de introducir mejoras o cambios al margen del consenso de todos los desarrolladores que quedaron encargados del código. Lo vimos con las disputas entre Bitcoin Classic, Bitcoin Unlimited y ahora más recientemente con Bitcoin Cash, Bitcoin Gold y Bitcoin SegWit2x, donde cada uno quiere imponer su visión sobre el resto valiéndose del Hard Fork para llevarlo a cabo, con la esperanza que sea acogido por la mayor cantidad posible de usuarios de manera que puedan mantenerse en el tiempo.

 

 

Las limitaciones del diseño original de Bitcoin, (que no estaba preparado para el alto movimiento transaccional que tiene hoy en día el protocolo) han hecho que grupos de desarrolladores presentaran sus alternativas mediante un Hard Fork. En el caso de Bitcoin Cash, que se diferencia del original, básicamente por tener un tamaño del bloque de 8 MB, suficientemente alto como para adaptarse a un crecimiento hacia el futuro. Por ahora un grupo de medios, ha decidido llamar al Bitcoin Cash, como el verdadero Bitcoin, pues a su entender, es el que más semejanzas guarda con la visión original de Nakamoto, aunque por ahora Bitcoin Cash es sólo una cadena minoritaria con un precio inferior a los $450 dólares y una capitalización de mercado de poco más de $7.217 millones de dólares al momento de escribir esta nota.

Pero con el Hard Fork de Bitcoin Gold, los más expertos se han manifestado escépticos, a pesar que tiene como objetivo principal, ser supuestamente una criptodivisa verdaderamente descentralizada, ya que sustituyeron el algoritmo de minería de Bitcoin el clásico SHA-256 por Equihash el cual permite la minería sólo con GPU (placas de vídeo) y no con Asic Miners, a fin de, en principio restarle protagonismo a los grandes centros de minería establecidos en China, pero también poder a Bitmain el más grande fabricante de mineros Asic el cual domina claramente las preferencias del mercado de Bitcoin con su equipo Antminer S9. Pero, ya hay quienes afirman que con Bitcoin Gold, sólo se hará de actor, pues al minarse con placas de vídeo, AMD y Nvidia, los líderes del sector, pasarán a tomar el papel que posee hoy Bitmain y en consecuencia, el fin de Bitcoin Gold no  aportaría nada al ecosistema.

Con el Hard Fork del Bitcoin Gold, cambian otras cosas como la incorporación de la tecnología SPV a su Blockchain, que proporciona una gran seguridad transaccional sin tener que descargar la cadena de bloques o ejecutar un nodo completo.

 

 

No obstante, en detrimento de este Hard Fork aunque la bifurcación se llevó a cabo hace unos días atrás, no se ha realizado la correspondiente distribución de Tokens de forma automática, la cual según los desarrolladores del Bitcoin Gold, se llevará a cabo el próximo 01 de noviembre de este año, dejando entrever para algunos analistas, que el código para Bitcoin Gold aún no está listo para superar algunas pruebas de estabilidad y seguridad, pero para otros que tan sólo el hecho que no se haya publicado como código abierto este Fork, despierta suspicacias y no genera confianza en la comunidad.

Quizás el factor más preocupante, es que al parecer no hay protección anti-replay integrada dentro del código del Bitcoin Gold como se demuestra en este hilo de GitHub, donde los desarrolladores de BTG, estaban haciendo todas las pruebas posibles y ofreciendo recompensas a otros desarrolladores para lograr activar dicha protección antes de la activación del mainet, aunque sin un resultado aparentemente satisfactorio. En todo caso, al no poseer un código de consenso completamente formado, probado y auditado, con desarrolladores de código públicamente conocidos, con una hoja de ruta claramente establecida y cumplida a tiempo, para algunos todo se resume a que este Hard Fork no es más que un blofeo que sirvió para intervenir en los precios del mercado de las criptos.

De hecho, la base del código Bitcoin Gold también contiene una cantidad preminada privada de 8,000 bloques que representan unos (100.000 BTG), los cuales pueden ser vendidos en el mercado abierto y ocasionarían una influencia a la baja considerable, trayendo consigo perdidas en su valor. En todo caso, ya son muchos los exchanges que han manifestado a sus usuarios el alto riesgo de dar soporte a la cadena de bloques de Bitcoin Gold.

 

 

Ahora, si observamos el próximo Hard Fork en la lista, que se llevará a cabo el 16 de noviembre, conocido como SegWit2x, las cosas tampoco están muy bien que digamos, pues han ido perdiendo respaldo de hashrate a medida que se acerca la fecha de la bifurcación. El más reciente en retirar su apoyo al Bitcoin SegWit2x ha sido GBMiners, (el cual se unió a F2Pool que ya  lo había hecho a principios de octubre), de acuerdo a lo publicado por Charlie Lee, el creador de Litecoin en su cuenta Twitter.

También, comunidades de cripto minería en Asia, han señalado públicamente su apoyo a la cadena original del Bitcoin, en claro rechazo al SegWit2x, cuando mineros de Japón, Corea del Sur y Hong Kong debido al mismo problema que aqueja al Bitcoin Gold, supuestamente no posee una fuerte protección anti-replay en su código, pero además tampoco posee un amplio consenso en la comunidad.

 

 

Al respecto muchos han indicado que elevar el blocksize del Blockchain del Bitcoin, 2Mb no es necesario en este momento, aún a pesar que un estudio de la prestigiosa institución Jacobs Technion-Cornell Institute, denominado Initiative for CryptoCurrencies and Contracts (IC3), publicado hace más de un año, concluyó que el tamaño adecuado para el blocksize está por el orden de los 4Mb, el cual se puede implementar sin afectar descentralización.

Ahora bien, si este estudio, creado por Christian Decker, Ittay Eyal, Andrew Miller y Emin Gün Sirer, entre otros, se probaron 4.000 nodos de Bitcoin y se midió el rendimiento del ancho de banda por nodo, concluyendo que al menos el 90%, es decir unos 4.565 nodos de Bitcoin (en ese momento eran más de 7.000), podían continuar operando en bloques de 4MB, elevando así las prestaciones de la red y su capacidad de transacciones hasta las 27 transacciones por segundo (aproximadamente), pero el informe también destacó que unos 2.500 nodos de la red, que no se verían afectados por un tamaño de bloques de 40 MB, lo que en consecuencia, se traduciría en unas 250 transacciones por segundo o aproximadamente 10 millones de transacciones al día.

Igualmente, en se estudio se concluyó que para ese momento el 10% de la red de Bitcoin, es decir, casi 500 nodos, podían operar con un tamaño de bloques de 200 MB, el nivel óptimo para que la red Bitcoin, se nivelara a la red de pagos global de VISA.

Sin embargo, aunque todo esto parezca bueno y una solución definitiva al tamaño del bloque, lo cierto es para muchos desarrolladores e influencers del ecosistema no lo es. Desde que Bitpay, recomendara mediante un comunicado en su Blog a sus usuarios, denominar “BTC1” a la cadena original del Bitcoin de la cual se encarga su desarrollo Bitcoin Core, la polémica ha quedado servida.

https://platform.twitter.com/widgets.js

Tras ese anuncio de Bitpay, las reacciones no se hicieron esperar, llevando a miembros y desarrolladores de la comunidad Bitcoin como Peter Todd, Thomas Kerin, Tuur Demeester, Francis Pouliot, John Carvalho y Rodolfo Novak, a expresar su incomodidad y molestia por el contenido del comunicado y las recomendaciones allí señaladas. Al respecto, Peter Todd, destacado desarrollador del Bitcoin Core, manifestó enfáticamente que la información contendida en ese anuncio de Bitpay constituía un “fraude” y amenazó de una posible demanda. Thomas Kerin, también hizo lo propio y le reclamó a Bitpay su posición.

 

 

Pero más allá de los pro y los contra, los futuros Hard Forks, Bitcoin seguirá creciendo en adopción y por ende su valor seguirá aumentando. Este último rally que llevó al Bitcoin a superar la impensable barrera de los $6.000 dólares, hizo que muchos analistas de mercado sacaran sus proyecciones tomando en cuenta el desempeño de Bitcoin de los últimos años, de hecho llamó mucho la atención, que entre las predicciones del Saxo Bank, sobre “los 10 cisnes negros para 2017”, el Bitcoin tuviera un papel bien marcado, siendo uno de los Cisnes negros que darían la sorpresa en los mercados y así ha sido.

Desde ya se abren las apuestas, algunos analistas afirman que Bitcoin llegaría a los $100.000 dólares de valor en 10 años. Otros señalan que $500.000 dólares y los más conservadores entre $25.000 y $50.000 en 3 años. Por lo pronto Bitcoin ya está sobre los $6.150 dólares, creando un nuevo nivel de soporte antes de dar el salto a los $7.000 dólares y quizás a los $10.000 durante las pascuas.

Sientete libre de compartir

Sobre nosotros EspacioBit

EspacioBit, escribe en nuestro medio para acercar un resumen de las noticias más importantes del ecosistema de las criptomonedas en el mundo. EspacioBit es una revista Web sobre Bitcoin, Blockchain, Fintech, Insurtech, Criptomonedas, Forex, Finanzas, Economía, Dinero, Mercados, Banca, Inversiones, Emprendimientos, Minería Digital, Trading de Monedas Digitales, Hacking, Tecnología, Cultura Cyberpunk y más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solve : *
13 × 28 =