Google demanda a desarrolladores por crear apps de criptomonedas fraudulentas

0
360

Este jueves, de acuerdo a un documento presentado ante el Tribunal de Distrito de los Estados Unidos del Distrito Sur de Nueva York, el gigante de las búsquedas en línea, Google LLC, filial de la empresa Alphabet Inc., demandó a dos ciudadanos residentes de China, por utilizar las plataformas de la empresa para distribuir y publicitar aplicaciones criptográficas fraudulentas.

Los ciudadanos chinos, Sol Yunfeng, también conocido como “Alphonse Sun” y Hongnam Cheung, también conocido como “Zhang Hongnim”, también conocido como “Stanford Fischer”, como desarrolladores participaron en un plan internacional de fraude de inversiones de consumidores en línea desde al menos aproximadamente el año 2019.

De acuerdo a la demanda presentada por Google, estos desarrolladores, a través de ese plan de fraude, junto a otros cómplices, conocidos y desconocidos, perpetraron un esquema fraudulento en línea “mediante la cual diseñaron socialmente y apuntaron a las víctimas para que descargaran, entre otras fuentes, aplicaciones móviles de Google Play que supuestamente ofrecían inversiones en criptomonedas y otros productos”.

Google señala, que “los miembros del esquema de fraude atrajeron a las víctimas con promesas de altos rendimientos, y las aplicaciones aparentemente legítimas fueron diseñadas para mostrar supuestos rendimientos de las inversiones en cuentas individuales de las víctimas. Sin embargo, los beneficios que aportaban las aplicaciones eran ilusorios”, lo que es usual en este tipo de estafas.

La empresa con sede en Mountain View, California, Estados Unidos, añadió que el plan de estas personas “no terminó ahí”, ya que en el momento que “las víctimas individuales intentaban retirar sus saldos, los demandados y sus cómplices duplicaban el plan solicitando a las víctimas diversas tarifas y otros pagos que supuestamente eran necesarios para que las víctimas recuperaran sus principales inversiones y supuestas ganancias”.

Según Google, los desarrolladores participaron en “un plan persistente y continuo para defraudar a los consumidores”. Esto “a pesar de los esfuerzos de Google por combatir el plan para proteger a los usuarios en sus plataformas investigando y suspendiendo aplicaciones fraudulentas infractoras que los demandados subieron a Google Play”.

Estas acciones de Google, contra las aplicaciones de los acusados, no dieron fruto, porque estos persistieron cargando nuevas apps para continuar con el esquema fraudulento. Los acusados, emplearon “diversas infraestructuras de redes informáticas y cuentas para ofuscar sus identidades y, en el proceso, hicieron tergiversaciones materiales a Google”, para cargar nuevas aplicaciones en Google Play con las que continuaban su esquema de fraude.

Google también indicó en el texto de la demanda, que Yunfeng y Cheung y sus cómplices durante el tiempo que han implementado su esquema fraudulento en la plataforma Google Play de Google, han subido al menos aproximadamente 87 aplicaciones.

Por otro lado, Google alega que “a lo largo de este patrón continuo de actividad fraudulenta e ilegal, el plan de fraude de los demandados ha provocado que al menos aproximadamente 100.000 usuarios individuales descarguen las aplicaciones de Google Play, lo que ha causado pérdidas financieras a los consumidores víctimas”.

La empresa californiana, estima que las víctimas perdieron entre 100 dólares y decenas de miles de dólares cada uno. Asimismo, los demandados crearon un esquema de estafas románticas, también conocida como “carnicería de cerdos”, donde los demandados, incluso a través de sus agentes, diseñaron socialmente y atrajeron a los inversores víctimas para que descargaran sus aplicaciones fraudulentas de Google Play y otras fuentes.

Los demandados utilizaron principalmente tres métodos: a) Campañas de mensajes de texto, utilizando Google Voice, para atraer víctimas potenciales, principalmente en Estados Unidos y Canadá.

Estos mensajes, “estaban diseñados para convencer a las víctimas objetivo de que fueron enviados al número equivocado (por ejemplo, «Soy Sophia, ¿te acuerdas de mí?» o «Te extraño todo el tiempo, ¿cómo están tus padres, Mike?»)”.

En caso que las víctimas objetivo respondieran, (por ejemplo, diciéndoles a los remitentes que debían estar enviando mensajes al número equivocado), los acusados o sus agentes intentarían entablar una conversación y, después de intercambiar mensajes iniciales con las víctimas, cambiarían las conversaciones a otros”, usando plataformas de mensajería como WhatsApp, de la empresa Meta.

Posteriormente, “los acusados o sus agentes intentarían desarrollar una “amistad” o una “relación romántica” y, en última instancia, intentarían persuadir a las víctimas para que descargaran e invirtieran a través de una de sus aplicaciones”, informó Google en su demanda.

El “amigo” o la “pareja romántica” se ofrecería a guiar a la víctima a través del proceso de inversión, a menudo tranquilizándola sobre cualquier duda que tuviera sobre las aplicaciones, pero luego desaparecería una vez que la víctima intentara retirar los fondos”, agregó Google.

  1. b) Cómo segundo método para atraer víctimas potenciales, los acusados o sus agentes usaban vídeos en línea, que eran subidos incluso en YouTube, promocionando las aplicaciones de inversión fraudulentas. Estos videos, también fueron diseñados para convencer a los inversores potenciales de que las plataformas de inversión y las criptomonedas eran legítimas, seguras y efectivas.
  2. c) Y por último, los acusados, también emplearon campañas de marketing de afiliados, convenciendo a sus víctimas mediante programas de marketing, para que se convirtieran en “afiliados” de las aplicaciones con la promesa de que ganarían una comisión al registrar usuarios adicionales.

Todo el esquema fraudulento que implementaron los acusados, se basó en tácticas sociales y de manipulación en el que las víctimas fueron engañadas para hacerles creer que se encontraban ante una conexión romántica genuina y que además, ganarían mucho dinero con las aplicaciones recomendadas.

En vista que la actuación de los acusados, mediante su esquema de fraude en línea, “también perjudica a Google, al amenazar la integridad de su plataforma Play…”, la empresa ha decidido iniciar acciones contra los desarrolladores chinos.

Tras dar detalles de la forma en que se usó el esquema fraudulento y puntualizar que esta actividad perjudica a Google, la empresa solicitó al Tribunal que dicte sentencia contra los acusados.

También pide que el Tribunal emita una orden judicial permanente que prohíba y restrinja a Yunfeng y Cheung y sus cómplices, funcionarios, directores, principales, agentes, sirvientes, empleados, sucesores, cesionarios y todas las demás personas y entidades que actúen en participación o conspirando con ellos.

Además, solicita que se prohíba a estas personas y sus agentes, acceder o intentar acceder a los servicios de Google, así como crear o mantener cuentas de la empresa y usar cualquier producto o servicio de la misma para promocionar cualquiera de las aplicaciones, sitios web o productos de los acusados.

Asimismo, Google solicita que el Tribunal que se le otorguen “todos los daños generales, reales y especiales que Google ha sufrido y sufrirá como consecuencia de los actos ilegales de los acusados por un monto que será probado en el juicio”, ya que Google exige incluso que se cubran todos los costos razonables incurridos en el juicio, incluidos los honorarios razonables de los abogados.

Por razones obvias, como consejo de manera general se debe evitar realizar inversiones en el mercado de criptomonedas o incluso en moneda fiduciaria, a través de apps desconocidas y sin reputación global. Del mismo modo, sólo se debe invertir lo que se está dispuesto a perder.

Advertencia "La inversión en criptoactivos no está regulada, puede no ser adecuada para inversores minoristas y perderse la totalidad del importe invertido"

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.