Europol evaluó la criptoinfluencia en las actividades criminales en la UE

0
875

La semana pasada, la Agencia de la Unión Europea para la Cooperación en materia Policial Europol, emitió un informe que fue publicado en su sitio Web, el cual hace una evaluación de la amenaza de los delitos financieros y económicos en Europa en 2023.

En el informe se han analizado de cerca las amenazas actuales y emergentes relacionadas con los mismos, dentro de los cuales pone la lupa en el uso de las criptomonedas, los NFT y las plataformas DeFi en las actividades criminales.

El extenso informe de Europol, titulado «The Other Side of the Coin o “La Otra Cara de la Moneda”, aborda los diferentes delitos financieros y económicos, relacionándolas con el fraude de inversión, lavado de dinero, corrupción y otras actividades delictivas en esa región y sus implicaciones.

Dicho informe fue elaborado, empleando ideas y ejemplos de casos del centro dedicado al crimen de Europol, el Centro Europeo contra la Delincuencia Financiera y Económica (EFECC), para analizar las amenazas que plantean el lavado de dinero, las finanzas criminales y la corrupción, y cómo han evolucionado como resultado de los cambios tecnológicos y geopolíticos.

El informe también examina el papel de estos delitos en el panorama más amplio de la delincuencia internacional grave y organizada, donde las redes criminales utilizan los delitos financieros y económicos como herramienta para ocultar y, en última instancia, beneficiarse de las ganancias obtenidas mediante actividades ilegales en la Unión Europea (UE).

Según Europol, debido a la naturaleza intrusiva de los delitos financieros y económicos, son de “las actividades delictivas más difíciles de investigar y abordar”, apoyado en un “panorama fragmentado, donde diferentes actores criminales interactúan entre sí”, lo que “hace que las operaciones criminales sean más complejas y enredadas”.

Aunado a ello, “los actores clave suelen permanecer en el anonimato y operar independientemente de las estructuras criminales establecidas, a menudo desde refugios criminales seguros, lo que complica aún más investigar este tipo de delitos en la UE.

Es por ello, que Europol puso especial énfasis en el uso de las criptomonedas, los NFT y las plataformas DeFi dentro de diversas actividades criminales en los países de la UE. Aunque también indicó: “El uso de criptomonedas para esquemas delictivos también está aumentando en consonancia con su tasa de adopción general (sin embargo, su uso delictivo todavía representa menos del uno por ciento del volumen total de transacciones)”.

“Los delincuentes parecen disuadirse por su alta volatilidad y por algunos éxitos de alto perfil de las fuerzas del orden en el seguimiento de transacciones criminales en criptomonedas”, indicó Europol en su informe.

Sin embargo, agregó “las criptomonedas siguen siendo en gran medida el objetivo de esquemas de inversión fraudulentos y también se utilizan para una amplia gama de actividades delictivas, que van desde el comercio de bienes ilícitos hasta el fraude y el lavado de dinero”.

El organismo con sede en La Haya, Países Bajos, señala que “muchos Estados miembros de la UE han visto fondos ilícitos canalizados a plataformas de comercio de criptomonedas y la policía ha incautado códigos de cuentas, tarjetas o aplicaciones de criptomonedas en intercambios de criptomonedas como producto del delito”.

Por lo que para evitar ser alcanzados por las instituciones policiales, “los delincuentes han recurrido en parte a DeFi, mezcladores de criptomonedas, NFT, mercados peer-to-peer y criptomonedas más orientadas a la privacidad”, por ejemplo Monero o Zcash.

Asimismo, el informe advierte que ahora, “los delincuentes también han estado utilizando stablecoins para evitar fluctuaciones en el valor de las criptomonedas”, utilizándolas “no sólo para mover valor, sino también para almacenar valor en carteras fuera del alcance de las autoridades”.

De igual forma, las investigaciones realizadas por Europol apuntan a los criptointercambios en vista que estos “desempeñan un papel clave, ya que facilitan los intercambios entre dinero fiduciario y criptomonedas”.

Los criminales se aprovechan de los criptointercambios, utilizando brokers o corredores de dinero abriendo varias cuentas y utilizando estas mulas de dinero con documentos de identidad falsos, llevando a que estos actores criminales “reciban dinero en efectivo de los delincuentes para cambiarlo luego por criptomonedas”.

Es así como, en ocasiones estos brokers se ponen en contacto con proveedores privados ubicados en diferentes países de la UE para comprar criptomonedas en efectivo u otras monedas. A esto se suma el hecho que “no todos los proveedores de servicios de criptomonedas cumplen con las medidas de diligencia debida adecuadas para identificar y monitorear las relaciones comerciales”.

Asimismo, Europol advierte que algunos “proveedores de servicios de criptomonedas cómplices”, se encargan de ofrecer los servicios de intercambio de criptomonedas por dinero en efectivo a cambio de una comisión.

Dichos proveedores de servicios de criptomonedas cómplices, utilizan complicados procesos para esconder el origen de los fondos ilícitos, que “durante la etapa de estratificación”, son separados de su “fuente original intercambiando las monedas primarias por otras monedas”.

Este método también conocido como “salto de cadena”, se emplea para mover “el dinero de una criptomoneda a otra, a través de jurisdicciones y bolsas mal reguladas, para crear un rastro de dinero que es difícil de rastrear”.

Dicho proceso de estratificación, de acuerdo a Europol, también “puede involucrar mezcladores de criptomonedas (o varios), que rompen los vínculos entre la dirección original y la final utilizando varias billeteras intermedias, cobrando una tarifa de transacción”.

El resultado final, son nuevas criptomonedas que tras haber sido “limpiadas” pasan a una etapa de integración, donde son luego utilizadas para que otras “mulas de dinero abran varias cuentas bancarias en uno o más países, que permanecen abiertas durante un corto período de tiempo para una rápida transferencia de fondos desde las carteras de criptomonedas”.

En este proceso, de forma paralela, los delincuentes “crean empresas en línea para aceptar pagos en criptomonedas”, donde en ocasiones algunos de ellos prefieren “conservar los fondos blanqueados en forma de otra moneda en lugar de convertirlos en moneda fiduciaria”, en Wallets autocustodiados lejos del alcance de las autoridades.

De igual manera, Europol señala que también se han utilizado otros servicios de criptomonedas para blanquear el dinero, que involucran a “los cajeros automáticos criptográficos”, donde “se convierten monedas fiduciarias en criptomonedas y viceversa, para lavar ganancias criminales y transferir fondos al extranjero”.

Pero también, Europol indica que los tokens no fungibles (NFT) plantean un riesgo importante de blanqueo de dinero, debido a su función de comercio instantáneo a través de fronteras. De hecho, se han popularizado como “técnica de ofuscación”.

Y es que al vender e intercambiar estos artículos digitales individuales, “se canalizan las ganancias del delito hacia plataformas de juego online con criptomonedas”, donde luego los criminales “pueden afirmar que han ganado en dicho juego para lavar el origen de los fondos”.

Debido a que estas plataformas suelen “estar alojadas en jurisdicciones fuera de la UE” y con transacciones internas “difíciles de rastrear”, en las que se usan vales criptográficos y tarjetas de débito prepagas, como métodos de pago, por allí se canaliza otra vía para el lavado.

Pero eso no es todo, ya que el informe señala cómo las criptomonedas también están siendo utilizadas de forma masiva en fraudes online, a través de las conocidas estafas románticas, minería de liquidez, complejos esquemas Ponzi y el fraude relacionado con las NFT, donde los delincuentes venden las NFT falsas y las legítimas se venden varias veces.

Aunque, el informe señala que “las criptomonedas siguen siendo en gran medida el objetivo de esquemas de inversión fraudulentos, también se utilizan para una amplia gama de actividades delictivas, que van desde el comercio de bienes ilícitos hasta el fraude y el lavado de dinero”.

Asimismo, Europol advierte que en el campo de las finanzas Descentralizadas (DeFi), por “la falta de regulación de esta nueva área deja oportunidades para los delitos económicos”, ya que los criminales poseen activos ilícitos en dichas plataformas.

A pesar de todo esto, Europol señala que la tecnología blockchain descentralizada promete una mayor independencia y seguridad, ya que la información confidencial se puede proteger de manera más sólida.

Advertencia "La inversión en criptoactivos no está regulada, puede no ser adecuada para inversores minoristas y perderse la totalidad del importe invertido"

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.