Bitcoin en los casinos: ¿Cuánto creció su uso en 2021?

0
637

No hay duda de que las criptomonedas están en boca de todo el mundo. Con una inflación galopante, con unos tipos de interés muy pobres (o directamente cero) para sacar rendimiento a nuestro dinero y demás, no es de extrañar.

Suele decirse que quien hubiera metido unos pocos cientos de euros en Bitcoin hace 10 años, hoy sería millonario. Pero aquí no vamos a hablar de lo que pudo o no pudo ser.

Por el contrario, nuestra intención es hablar de lo presentes que empiezan a estar las criptomonedas en muchos aspectos de la vida.

En el mundo de la informática ya hay algunas tiendas que permiten el pago en criptomonedas. En el país de El Salvador, el Bitcoin es moneda de curso legal. Y además de todo esto, hay ya varios lugares donde podemos usar esas criptomonedas que tenemos por ahí… por ejemplo, los casinos.

El despegue de las criptomonedas en los casinos online

No es de extrañar en absoluto que podamos utilizar criptomonedas para pagar algo que se realiza exclusivamente online. Ya hay unos cuantos casinos que las han añadido como método de depósito, además de los métodos de “toda la vida” como las tarjetas de crédito.

¿Por qué ha crecido tanto el uso de criptomonedas en los casinos?

Se nos ocurre que, principalmente, esto garantiza el anonimato total. Es decir, podemos jugar con la misma tranquilidad y las mismas garantías que en un casino tradicional, pero sabiendo que nuestra información personal es prácticamente anónima.

La exigencia de datos personales es muy inferior, y hay mucha gente que se siente más a gusto jugando sin tener su información expuesta en internet.

De todos modos, aun cuando se apueste con criptomonedas, es menester asegurarse de que el operador cumple con todas las regulaciones vigentes en España. Para el listado completo de los mejores casinos con Bitcoin visite este enlace

Diferencias entre casinos clásicos y casinos con Bitcoin

Es evidente que, ahora que empieza a haber, incluso, “cajeros” para adquirir Bitcoin y otras criptomonedas como Ethereum, la gente empieza a ser menos reticente a la hora de adquirirlos.

No importa si no tenemos Bitcoin, es decir, el patrón oro de las criptomonedas; podemos tener simplemente un Satoshi o financiar nuestro juego con otras. Pero, además, son métodos de pago seguros.

Es decir, los casinos con Bitcoin no utilizan pasarelas de pago como los tradicionales, sino que deberemos adquirir las criptomonedas previamente.

Y en este mundo tenemos la tecnología de cadena de bloques, o blockchain, a nuestro favor. Esto significa que todas las transacciones que realicemos se harán de forma totalmente segura, sin riesgo de intercepción o filtración de datos.

Además, contaremos con unas comisiones mucho más bajas que en un casino de los de toda la vida. Habitualmente, cuando utilizamos métodos de pago como una tarjeta de crédito, PayPal o similares, se nos cobran comisiones que pueden ser muy elevadas.

Esto no sucede con las criptomonedas, donde el gasto es mucho menor. Mientras que en un casino estándar las retiradas pueden llevar varios días, en muchos casinos con Bitcoin esta operación tarda uno, como mucho, y a veces son hasta instantáneas.

Las criptomonedas llegan a los casinos online para quedarse

Todo esto se suma, claro, a lo mencionado anteriormente del anonimato. En muchos casos solo se nos pedirá una dirección de correo electrónico y una comprobación de identidad, pero debemos elegir bien para que esto no se convierta en un arma de doble filo.

No nos interesa en absoluto que el anonimato se convierta en una excusa para una menor regulación. Por ello, como a la hora de elegir un casino normal, debemos tener siempre presente, en primer lugar, su reputación y seguridad.

Advertencia "La inversión en criptoactivos no está regulada, puede no ser adecuada para inversores minoristas y perderse la totalidad del importe invertido"

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.