Aprobado proyecto de ley para regulación de las criptomonedas en EEUU

0
921

Este miércoles, los miembros del Comité de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, aprobaron dos proyectos de ley para la regulación de criptomonedas que fueron propuestos por la bancada republicana, los cuales podrían ser un paso clave para obtener claridad regulatoria en la industria de los activos digitales en ese país.

Aunque, hubo algunas celebraciones por parte de los actores de la criptoindustria, tras haber esperado desde hace tiempo un marco regulatorio que permita desarrollar el ecosistema de los activos digitales en los Estados Unidos, lo cierto es que, todavía faltarían por atravesar varios obstáculos antes de que se conviertan en leyes federales.

En un tuit de la cuenta oficial del comité en la red social Twitter, (próximamente X), se informó: “#PASSED: En una primicia histórica, el Comité de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes acaba de presentar el BIPARTISAN FIT para la Ley del Siglo XXI para proteger a los consumidores y proporcionar reglas claras para el ecosistema de activos digitales. A continuación: @HouseAgGOP considera la legislación de mañana”.

En primer lugar, el Comité de Servicios Financieros de la Cámara aprobó la “Ley de innovación financiera y tecnología para el siglo XXI”, (Ley FIT21, «por sus siglas en inglés») patrocinada por el representante Thompson Glenn de Pensilvania, y luego aprobó la “Ley de certeza regulatoria de blockchain”, propuesta por el representante Tom Emmer de Minnesota.

La ley FIT21, de acuerdo al comunicado del comité de finanzas, “crea un marco regulatorio integral para la emisión y comercialización de activos digitales en la SEC y la CFTC. También brinda claridad sobre qué activos digitales están regulados por cada agencia para permitir que los innovadores construyan y desarrollen nuevos productos con confianza, al mismo tiempo que asegura protecciones clave para los consumidores para los compradores de activos digitales”.

Mientras que la Ley de certeza regulatoria de blockchain, “establece que los desarrolladores de blockchain y los proveedores de servicios de blockchain que no toman el control de los fondos de los consumidores no se consideran instituciones financieras o negocios de servicios monetarios bajo la Ley”.

Estas dos leyes también recibieron el apoyo de algunos miembros demócratas en el comité de finanzas de la Cámara de Representantes, los cuales rompieron el acuerdo de oponerse a las propuestas republicanas con la miembro demócrata de mayor rango Maxine Waters de California, en una votación que cerró en 35 a favor de la aprobación y 15 votos en contra.

Y es que se puede decir, que la aprobación de estas dos leyes por parte de los miembros del comité de finanzas de la Cámara de Representantes fue un asunto bipartidista, ya que existía un ambiente de mutuo acuerdo en gran parte de los miembros, al centrarse en que la innovación debe ser el objetivo principal de la ley integral FIT21.

Por una parte, los demócratas que apoyaron estas leyes, señalaron que estos proyectos pondrían a los Estados Unidos, en el centro de una tecnología emergente que podría ser revolucionaria, mientras que quienes se opusieron, sólo argumentaron que la innovación por sí misma era peligrosa para el sistema financiero tradicional.

De igual manera, los detractores de estas leyes, argumentaron que estos proyectos de ley podrían debilitar las protecciones al consumidor, consagradas por las regulaciones de los Estados Unidos y en las leyes de valores, que poseen varias décadas de antigüedad y, en definitiva, dejan a los inversores estadounidenses con menos protecciones contra el fraude.

En todo caso, la ley FIT21, regulará cómo los criptointercambios en EEUU, pueden registrar tokens y listarlos en sus plataformas. Además, crea una vía para que los activos digitales sean regulados por la Comisión de Negociación de Futuros de Productos Básicos de Estados Unidos (CFTC, «por sus siglas en inglés») y no por la Comisión del Mercado de Valores de Estados Unidos (SEC, «por sus siglas en inglés»).

Esto es debido a que los representantes republicanos, en su mayoría coinciden en que la SEC, desde que ha estado a cargo de Gary Gensler, su actual presidente, se está usando como un arma contra la criptoindustria, que en lugar de regular y crear normas, sólo genera acciones de cumplimiento que hostigan y asfixian la innovación en el sector.

De hecho, la ley FIT21 crea un marco regulatorio para los activos digitales, quedando bajo la supervisión de la CFTC, lo cual fue otro de los argumentos en contra que usaron los demócratas que no votaron por esta ley.

No obstante, este proyecto de ley FIT21 contempla que tanto la CFTC como la SEC, participen conjuntamente en la elaboración de normas para las criptomonedas. Asimismo, estas dos agencias, se encargarían de ordenar estudios sobre temas como NFT y DeFi, para realizar una mejor aplicación de la ley.

Tras su aprobación en el comité de finanzas de la Cámara de Representantes, ahora ambas leyes han sido referidas para una posible votación en el pleno de la Cámara, donde domina la mayoría republicana.

El representante republicano Patrick McHenry, de Carolina del Norte, quien es el presidente del comité, se mostró satisfecho con el trabajo realizado en las leyes, y dijo “Nuestra legislación integral sobre la estructura del mercado de activos digitales reconoce una cuestión clave: los activos digitales que no son inherentemente valores pueden ofrecerse como parte de un contrato de inversión, pero eso no los convierte en valores”.

Además, McHenry, afirmó que estas leyes eran necesarias, ya que evitarían que Estados Unidos se quede “rezagado” con respecto a otros países en el área de la regulación de las criptomonedas, lo cual es ciertamente una realidad.

Pero, aunque este miércoles y parte de este jueves el ambiente ha sido de buen ánimo por el hito conseguido durante el trabajo del comité de finanzas, todavía hay reservas de que pueda llegar a feliz término, ya que todavía tendría que pasar por el Senado, que se encuentra liderado por los demócratas, donde el representante demócrata Sherrod Brown, por Ohio, es contrario a la criptoindustria.

Y es que los demócratas en general, piensan que las criptomonedas no tienen usabilidad en el mundo actual, sino como un mero vehículo especulativo. El representante demócrata por California, Brad Sherman, criticó si con bitcoin (BTC) hubo alguna innovación: “No creo que [Satoshi Nakamoto] fuera innovador”.

Advertencia "La inversión en criptoactivos no está regulada, puede no ser adecuada para inversores minoristas y perderse la totalidad del importe invertido"